¿Temor o discriminación? Vivir con vecinos enfermos de COVID-19

“Fue como un miedo así, de todos, porque haz de cuenta que te despertabas hoy y así entre vecinos te decían ‘no supiste que a tal ya le dio’ y que ‘este está en el hospital’ o ‘el otro ya murió de eso’; feo, feo, se puso muy feo por enero yo creo, diciembre, poquito más, que aquí hasta salir a las tortillas te daba miedo pues”, contó la señora Enedina, vecina de la zona de Calicanto, sobre la situación del alto número de contagios de coronavirus (COVID-19) entre la población y el efecto que esto provocaba en los vecinos.

Y es que la situación no era para menos, ya que, según su testimonio, día con día, desde el pasado mes de noviembre, era más común saber de algún vecino, familiar o conocido que había contraído el virus. El miedo a un probable contagio, a que algún adulto mayor de la familia se enfermara o simplemente que la gente no siguiera las reglas básicas como el uso del cubrebocas, llegó a poner tensos a muchos. 

“Aquí, de la calle, fueron los vecinos de aquí enfrente a tres casas; ellos, pues, como viven nada más los señores y sus hijas, pues no supimos que se pusieran tan mal. Incluso salían, hacían sus actividades normales, a tirar la basura, a la tienda… pero a los vecinos sí nos daba pendiente, porque como sea ellos, pues como te digo, viven solos y no son tan grandes, pero nosotros que tenemos ahora sí que adultos mayores en la casa, pues es más grave”, añadió.

Rechazan discriminación

En su testimonio aún hay rastro de la preocupación que provocaba el hecho de estar relativamente cerca de personas que, más allá de los pocos o nulos síntomas que pudieran manifestar, era portador de la COVID-19, un virus de fácil propagación y letal contagio, según autoridades del sector salud. 

“Pues es que también se pone uno en su lugar y a uno, si estuviera enfermo, pues no le gustaría que le dijeran ‘oye, ponte tu cubrebocas’ o ‘no salgas porque nos vas a contagiar’, la verdad. Eso ya sería como hacerles feo, insultarlos ¿no?, discriminación se llama ¿no?”, reflexionó la mujer.

Una situación similar ocurrió en inmediaciones de la zona de Las Canteras, en la colonia América Sur, en donde entre vecinos trascendió el contagio de dos personas integrantes de una familia. El temor hizo que los habitantes extremaran precauciones y, de cierta manera, pusieran límites para tener contacto con los enfermos. 

Sin caer en un acto de discriminación por ser portadores de COVID-19, las personas enfermas recibieron recomendaciones y hasta muestras de apoyo de parte de sus vecinos, ante la complicada situación que vivieron. Así la narra Octavio, vecino y testigo de la situación.

“Se les invitó, a través de un grupo de whatsapp que tenemos de vecinos, a usar su cubrebocas, a no salir si no era necesario; incluso muchos de nosotros nos ofrecimos a hacerles su súper, su mandado, llevarles agua, comida, etcétera. Al parecer lo tomaron bien y también nosotros lo hicimos con la mejor intención, en ningún momento buscamos como discriminarlos o señalarlos por estar enfermos, para nada”, relató. 

Temor a contagiarse

Y es que en algunos casos difundidos a través de redes sociales, se pudo constatar que los actos de repudio hacia personal del sector salud principalmente, o hacia quienes tenían algún familiar enfermo de COVID-19, empezaban a aparecer por el temor de un contagio masivo.

“Nosotros entendemos que en una situación así, en un momento así de delicado, de tensión, pues no puedes llegar tampoco a confrontar o a mandar, sino que tienes que mediar, dialogar. Con esto de la COVID, mucha gente se puso muy sensible, muy irritada, a muchos se les murió algún familiar e imagínate, se te muere un familiar, un amigo y luego tú te enfermas… en automático la gente se pone mal, se pone susceptible y hay que tener cuidado con eso porque pueden sentir que los estás segregando, discriminando”, aseguró. 

De acuerdo con recomendaciones de las autoridades sanitarias, para una correcta convivencia al interior de lugares en los que se registren casos positivos de COVID-19, es necesario comprender la naturaleza del problema y acatar las medidas preventivas básicas como el uso del cubrebocas, no saludar de mano y llevar a cabo sanitización de espacios comunes.