A un año de la pandemia, hoteles se resisten a quebrar en Oaxaca

A casi un año del inicio de la pandemia en el estado de Oaxaca, el sector hotelero continúa luchando por no quebrar. “Hemos sido muy golpeados, pero seguimos de pie”, señaló el presidente de la Asociación Mexicana de Hoteles y Moteles (AMHM), José Rivera Espino.

Fue el 30 de marzo de 2020 cuando el gobernador del estado anunció el inicio de una cuarentena en la que se determinó el cierre de hoteles y servicios de hospedaje para actividades turísticas, playas, restaurantes, centros comerciales, plazas públicas, tianguis, días de plaza, concentraciones religiosas y actividades empresariales no esenciales. Las actividades se reactivaron de manera parcial 4 meses después con establecimientos comerciales y de servicios completamente debilitados, económicamente.

Refiere que a casi 12 meses la normalidad no ha vuelto al sector turístico, restringido por el semáforo naranja, por lo que los hoteles se encuentran con una ocupación de máximo 20% con la expectativa de 30% al llegar la Semana Santa. “Sabemos que será una semana baja; dependeremos del semáforo en el que nos encontremos”, apuntó.

De acuerdo con el balance de 2020 del Consejo Nacional Empresarial Turístico (CNET) debido a la pandemia el país dejó de recibir más de 20 millones de turistas extranjeros, una caída de 46% en las visitas respecto a 2019 con una pérdida de 13,000 millones de dólares.

2021 no es alentador

Si bien el 2021 no es muy alentador, México ha sido tomado como “un oasis” para el turismo extranjero. Lo anterior “es una buena noticia, pero a la vez es mala porque nos ven como un oasis porque no hay medidas restrictivas para los vuelos”, señaló Rivera Espino.

Lo que sigue a futuro -apuntó- dependerá de la aplicación de las vacunas dentro y fuera del país. “Para que la reactivación económica se dé necesitamos una vacunación eficaz y los incentivos fiscales por parte del gobierno, los cuales no vemos que vayamos a tener”, destacó.

Durante enero, destacó, la ocupación hotelera osciló entre 10 y 12% por el incremento de contagios posterior a las fiestas de fin de año. Para febrero la captación hotelera en la capital se ubicó en 20%. En este mes que inicia consideran incrementar un 5% más y llegar a 30%, en Semana Santa.

Destacó que se ha ido registrando un incremento paulatino, pero no es suficiente para sostener los gastos diarios.

“Para que un hotel pueda continuar debe de tener mínimo un 25% de su capacidad hotelera. Esto no está sucediendo y continuamos con el problema de sostener a nuestro personal, mantener los gastos. Los hoteles ahí vamos funcionando con habitaciones cerradas, menos personal, cerrando vínculos con empresa de telefonía, cable, entre otros gastos”, culminó.