En Chiapas, mujeres incursionan en las áreas industriales

Daniela Grajales Daniela Grajales

LAS MUJERES también pueden incursionar en las áreas industriales, están aprendiendo a reparar refrigeradores y aires acondicionados, a estudiar carreras que anteriormente solo eran catalogadas para hombres.

Hoy en día las mujeres también pueden incursionar en las áreas industriales, están aprendiendo a reparar refrigeradores y aires acondicionados, a estudiar carreras que anteriormente solo eran catalogadas para hombres, Teresa Gordillo, es Ingeniero Mecánico y se dedica a la refrigeración y aire acondicionado, dice que su familia siempre se ha dedicado a la refrigeración y al aire acondicionado, desde los 6 años se involucró a esta labor, pues ayudaba a su padre a reparar.

“Me siento muy contenta de haber ejercido mi profesión y de haber estudiado Ingeniería Mecánica, pues es algo que desde niña me apasiona, mi padre que es técnico en refrigeración es quien me impulsó de cierta manera a estudiar esta carrera, porque cuando yo era pequeña le ayudaba a él a reparar algunos compresores de refrigeración, a pasar el martillo, a pasar las herramientas, cosas muy sencillas, pero con el paso del tiempo a mí me fue interesando esta área, relata.

Tere tiene 20 años de haber egresado del Tecnológico Regional de Tuxtla Gutiérrez, la única mujer de la generación, y a pesar de ello siempre recibió un buen trato por parte de sus compañeros y docentes.

“Pues la verdad no me puedo quejar, siempre tuve el apoyo de mis profesores, de mis compañeros, fueron muy respetuosos conmigo y yo con ellos, hubo algunos personajes que, sí dejaron huella, algunos comentarios”, añade.

Antes de dedicarse a su propio negocio, estuvo trabajando un año en el Ingenio Pujiltic, en el área de mantenimiento y después trabajó en CFE durante 15 años, en el área de mantenimiento mecánico a las centrales hidroeléctricas, “yo visitaba todas las centrales de la cuenca del Grijalva, entonces estuve trabajando en un área que se consideraba para hombres, de hecho fue un poco graciosa la forma en la que entre a trabajar ahí, porque presente examen, hice mis entrevistas y dudaban mucho para contratar a una mujer para esa área, entonces afortunadamente en esa época estaba muy sonado el tema de las oportunidades para las mujeres, que estaba promoviendo el Presidente de la República, traían un programa muy fuerte, para darle oportunidad a las mujeres y creo que eso influyó para darme la oportunidad a mi en lugar de otros varones que estaban ahí”.

Narra que en el año 2006 decidió retirarse de CFE, pues su ilusión de emprender en el negocio familiar la hizo llegar a esta decisión, “porque siempre tuve la ilusión de iniciar un negocio de donde siempre ha trabajado mi familia y fue hasta ese momento que tuve la decisión de hacerlo, la verdad no me arrepiento, me siento muy feliz de ejercer mi carrera, quizás en otra faceta”, apuntó.

Nos cuenta que emprender, no fue muy difícil, “gracias al capital que tenía del trabajo anterior eso no fue problema, lo difícil fue la experiencia que se debe de tener como emprendedor para estructurar una empresa, sobre todo en la contratación del personal, es un punto muy importante, y también entender que como empresario se tiene que capacitar en todas las áreas que forman la empresa”.

LA ANÉCDOTA

“Hubo un compañero en primer semestre de la carrera, que me dijo para que estudiaba que al final de cuenta yo me iba a casar, y pues ya no iba a ejercer, y que no iba a ejercer la profesión porque yo era una mujer y este era un trabajo hecho para los hombres, y me quede con eso, y la vida da muchas vueltas, porque después de haber salido de la carrera un día me lo encontré y yo ya estaba trabajando en CFE y el estaba trabajando de taxista”, puntualizó.

A decir del camino recorrido se siente muy emocionada,  porque conforme van pasando las etapas en su vida, se ha puesto objetivos, los ha logrado, “por ejemplo, el terminar una carrera, fui la única mujer de mi generación, el haber ingresado a la CFE y trabajar en un área en donde hasta cuando yo me retiré no había ninguna mujer en el área mecánica, en haberme mantenido 15 años ahí, y pues también el haber renunciado para tomar un camino muy diferente a lo que hacía antes, estos son retos y objetivos que voy cumpliendo”, señaló.

Dice que cada quién se crea sus oportunidades, y recuerda que cuando salió de la carrera, sí fue difícil encontrar trabajo, porque no le daban trabajo a una mujer, buscaban Ingeniero Mecánico, pero para que fuera operario de algo, “para que arreglara algo, para que compusiera una máquina, entonces sí fue complicado, recuerdo que hice 15 tantos de currículos para buscar trabajo, en muchísimos lados, en ese entonces no me había titulado y me fui como becaria al Ingenio Pujiltic, y en esa estancia lo que gane, logré juntar para el examen de titulación, la tesis y todos los gastos que se generan, y así es como obtuve el título”, agregó.

Finalmente, Tere, da un mensaje a las mujeres que quieren emprender algo, “las limitaciones nos la ponemos nosotros y cuando quieres hacer algo y las condiciones no se den, si en realidad estás convencido de que es lo que quieres hacer y es lo que te apasiona, siempre vas a crear tus espacios, buscar los recursos, las cosas se van dando conforme pasa el tiempo, y los sueños se van cumpliendo y concretando; es muy importante la perseverancia y luchar por los sueños”.