Mototaxistas de Oaxaca: ¿problema o solución?

Ya desde avenida Revolución–Río Grande, en el cruce que forma con Río Papaloapan, se pueden constatar algunos de los testimonios de personas que hacen uso de los mototaxis, pues a toda velocidad, rebasando y sin precaución, se puede ver a las pequeñas unidades transitar.

De acuerdo con personas que han hecho uso alguna vez del servicio o para quienes es la única forma de moverse de manera rápida sin necesidad de esperar el transporte urbano, los mototaxistas parecen no tener control en todos los sentidos, pues el desfile de operadores, así como los cambios repentinos en las tarifas, son algo con lo que el pasaje debe lidiar.

“Pues a mí me ha tocado ver que desde allá donde está el camellón, la esa como jardinerita en la calle, se vienen peleando con los de los coches, los vienen ahí picudeando, provocando y pues aunque traen pasaje, niños, abuelitos luego vienen ahí, a estos no les importa”, contó una testigo, quien por seguridad pidió llamarla solo Fanny. 

De alternativa a problema

Ella comentó que si bien no usa el servicio de los mototaxis con frecuencia, cada vez que lo hace le toca ver el comportamiento inapropiado de los conductores que operan en esa zona de la Primera Etapa. Por fortuna, precisó, las situaciones nunca han ido más allá de un susto.

“Acá se hace una como curva porque bajan de lo que es Volcán de Fuego y ahí se dan vuelo, van muy rápido, muy rápido. Otra vez que nada más iba aquí a la clínica, igual, el muchachito, que yo creo que ni 18 años tenía, iba bien entrado hable y hable por teléfono, con los audífonos puestos y con una mano agarrando el manos libres que también lo venía mascando… ay no, horrible, siempre me toca la de malas”, añadió.

Y es que si bien el servicio de los mototaxis surgió como una alternativa de movilidad de bajo costo y mayor eficacia en cuanto a los tiempos de traslado, con el tiempo, en muchos lugares en los que tiene presencia se convirtió en un problema, debido a la falta de control sobre el gremio por parte de las autoridades. 

Servicio peligroso

Prueba de ello es que, como comentan pasajeros, el servicio ahora no solo es caro o similar al de los urbanos, sino que también se ha vuelto peligroso y hasta anárquico.

“Del color que sea, del color que sea, todos son iguales. Son groseros, suben tres, cuatro personas, cosa que no está permitida. Llevan niños, abuelitos, ahí se van jalando, agarrándose porque estos manejan muy feo. Luego pues no tienen una tarifa fija, digamos, cobran lo que quieren o te dicen que de ahí para allá ya no pueden entrar y por pasarte te cobran ‘el brinco’, que le llaman. No, no, no... y el gobierno mire, callado”, detalló el señor Armando, vecino de la zona.

Por otra parte, la ciudadanía tampoco es ajena a la situación por la que atraviesan los pequeños transportistas, por lo que asumen la responsabilidad, en cierta parte, de que el servicio de mototaxi esté como esté actualmente. 

“Esto es como un arbolito, que ahí está y si lo riegas pues va a crecer, si no, pues no va a crecer. Aquí, con estos pues pasa lo mismo que pasó en Xoxo, en San Juanito, en San Antonio de la Cal, San Agustín de las Juntas, todo eso por allá. La misma gente los fue usando, los fue usando y esto pues creció. Por nuestra culpa, se podría decir, es que existen estos sitios, estas bases, porque hemos regado el arbolito”, añadió.

Inseguridad y delincuencia

Cabe señalar que a los diferentes testimonios y quejas de usuarios, vecinos o ciudadanía en general, se suman las situaciones de conflicto en las que los mototaxistas se han visto envueltos, sobre todo en años recientes. 

Desde bloqueos, pasando por unidades incendiadas, volcaduras, choques, asaltos y hasta asesinatos, los mototaxis han ido perdiendo la confianza de la gente y, por el contrario, ahora son vistos como un foco rojo de inseguridad e incidencia delictiva.

Todo esto, desde luego, al amparo de las autoridades que no intervienen directamente en el control y regulación de estas unidades, surgidas como una solución que con el paso del tiempo se han convertido en un problema.