¿A la fosa común?

Si no reconocen al infartado

TUXTEPEC, OAX.-El hombre que murió en el interior de una cantina el pasado viernes, cuando ingresó a “La Escondida” en donde según palabras de la encargada, “solo pidió una cerveza y enseguida cayó al piso”, hasta este fin de semana, seguía sin ser identificado en las instalaciones del Servicio Médico Forense.  

Lo anterior fue publicado en redes sociales, con la finalidad de que algunos de sus familiares, pudieran reconocerlo y se presentaran ante las autoridades para apoyar en las diligencias de identificación dentro del término que marca la ley, ya que en caso contrario y de no presentarse nadie, este puede ser enviado a la fosa común.  

Recapitulando este caso, repentina muerte sufrió el cliente de una cantina, quien cuando se encontraba conviviendo con el personal de ese negocio, de forma inesperada cayó al piso, en donde murió, presuntamente por causas patológicas, no descartando que hubiera sido fulminado por un infarto.  

Los hechos ocurrieron la noche de este jueves en el interior de un tugurio denominado “La Escondida”, ubicado sobre la calle Francisco I. Madero esquina Vallarta en la colonia Centro del municipio piñero de Ciudad Isla, lugar hasta donde se trasladaron elementos policiacos para tomar conocimiento.  

Fuentes en el lugar mencionaron que esta persona, que vestía pantalón de mezclilla color azul y camisa de manga larga a cuadros, llegó al lugar, en donde pidió que se le sirviera una cerveza, luego, según palabras de la encargada, empezó a convulsionar, cayendo de espaldas al piso, donde murió, luego fue trasladado su cuerpo al Servicio Médico Forense, en donde permanecía hasta este fin de semana, sin identificar.