¡Uff, comienza el calor! Inicia la temporada de estiaje en Oaxaca

EMILIO MORALES EMILIO MORALES

La temporada de estiaje a causa de las altas temperaturas en la entidad comenzó y, como cada año por estos días, la preocupación por el descenso en el nivel del caudal de los mantos acuíferos que alimentan a los Valles Centrales, se vuelve un tema relevante para la ciudadanía en general.

A ello se suma el incesante calor que, en días recientes, ha azotado a la región. Ambas situaciones, aunque no lo parezca, van de la mano, pues son el resultado de las alteraciones que, año tras año, el ser humano provoca en el medio ambiente con la contaminación (aumento en emisión de gases tóxicos, generación de basura o deterioro de cuerpos de agua).

La gente, por supuesto, no es ajena a esta situación y, ya sea con gorra, gafas, sombrilla o con lo que encuentre, mientras se cubre del sol, asegura que el clima es el reflejo de la forma en que el ser humano cuida al planeta.

Aumentan las temperaturas

“Aquí a nosotros, en Oaxaca, nos acostumbraron así, que por estos días, acabando febrero, principios de marzo, viene el estiaje. Antes, hace muchos años, cuando era más pequeña la ciudad, pues no había ese problema que hay hoy, de que falta el agua, pero ahora sí ya se toma en cuenta, no nada más por los que se dedican al campo sino por todos”, mencionó el señor Evaristo sobre el inicio de esta temporada de reducción en el agua.

Según contó, cuando él vivía por la zona de los Etlas, allá por los años 70, la forma de saber que iniciaba el estiaje, era observando el comportamiento de ríos y de la vegetación, así como de los niveles de calor que se sentían.

“Estaba yo joven, tendría qué, 15, 16 años. Veíamos que poco a poco no es que se secara, pero como que se hacía menos ancho, menos alto el río o las plantas, los árboles cambiaban un poco de color. Eso sí, el calor, desde que yo me acuerdo, cada año va a más, a más; antes dormía uno así en puro calzones, ahora ya veo que necesitan ventilador para dormir por el calor”, narró entre risas.

Y algo de razón hay en el testimonio del señor Evaristo, pues es por estas fechas cuando el calor alcanza temperaturas poco habituales e impropias de la estación del año; oficialmente todavía en invierno, en Oaxaca se han registrado temperaturas máximas de hasta 31 y 32 grados centígrados en esta semana.

“Lo que sabemos es que pues, originalmente, cuando Oaxaca no era tan ciudad, ciudad, se tenía la creencia de que el estiaje afectaba solo al campo o a quienes trabajaban en el campo. Pero conforme fue pasando el tiempo y el agua se fue usando para potabilizarla y abastecer a las colonias nuevas, pues ya el estiaje nos fue pegando a todos; y cada año es peor eh, los calores, el desabasto”, aseguró Carmen, vecina de Santa Lucía del Camino.

Ya no alcanza el agua para todos

Por otra parte, aunque el problema del agua es algo con lo que el grueso de la ciudadanía en la entidad crece lidiando, el hecho de saber que te hará falta el líquido durante unos meses en lo que pasa el estiaje, siempre es algo que tiene impacto en el ánimo de la gente, pues en últimos años es más notorio este fenómeno.

“Antes pues había, digamos que había o por lo menos alcanzaba; si no para todos, casi no faltaba. Cuando nos mudamos para acá, ya sabes ¿no?, las amistades, los vecinitos te cuentan y de repente te dicen que ya en tal lado ya pusieron un tanque para juntar agua. Que en no sé dónde ya hay pocero y él abre las llaves de paso para que llegue el agua. Y así, con los años, pues el agua se la van llevando para la ciudad, para abastecer a donde más haga falta y pues los ríos se van secando. Me imagino que llega un momento en que el agua ya no va a alcanzar para todos”, añadió.

Cabe señalar que de acuerdo con información de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), 2020 fue un año con mucha actividad ciclónica, precipitaciones extremas asociadas a los frentes fríos y ciclones tropicales; en ese sentido, se prevé que la tendencia ascendente en todas las condiciones climatológicas se mantendrá, lo que indica que la sequía y las elevadas temperaturas podrían recrudecerse este año.