Choferes urbanos han renunciado por no haber podido completar la cuenta debido al COVID-19

Javier Gutiérrez, quien lleva más de 20 años trabajando como chofer de un urbano, compartió que cerca de 20% de sus compañeros de trabajo han renunciado debido a que no pueden completar la cuenta y no tienen ganancias debido a las medidas implementadas para evitar la propagación de la COVID-19.

Señaló que tan sólo en la ruta Rosario- Álamos han renunciado 8 de los 12 choferes que había, pues no consiguen reunir los mil pesos diarios solicitados por los dueños de las unidades, por lo que ahora se dedican a manejar mototaxis, trabajar de albañiles o vender alimentos.

Admitió que los choferes de todas las líneas de autobuses trabajan bajo las mismas condiciones en las que les exigen tener una cuenta al día y entregar el autobús con el tanque de combustible lleno, por lo que sus ganancias son menores.

“Algunos viven lejos y deben gastar en pasaje, la gasolina está cara, no hay gente en las calles; es imposible entregar el total”, señaló.

Manifestó que al comienzo de la pandemia les prometieron un apoyo económico o en especie, pero nunca llegó.

“Algunos patrones nos meten presión de que les entreguemos la cuenta y por eso muchas veces tenemos que llenar el autobús a pesar de que se nos solicitó no hacerlo, pero si no es de esta forma ¿cómo lograremos cumplir la cuota del día?”, cuestionó.

En abril de 2020, el gobernador del estado recomendó a taxistas y autobuses urbanos disminuir su capacidad a 50% para evitar contagios de COVID-19.

Algunos dueños de taxis o autobuses mantuvieron la cuota de entrega y a los choferes les fue imposible seguir las recomendaciones ante la baja de pasaje.

“Muchos nos hemos salido porque no completamos la cuenta, gastamos hasta mil 500 en gasolina; el único que gana es el patrón”, lamentó.

Afirma que los choferes se arriesgan a subir a muchos pasajeros para cumplir con la cuota, pero son multados por llevar sobrecupo.

“Algunos tienen Infonavit y ya varios años de antigüedad por eso se mantienen en el trabajo, pues si renuncian se perderán de todo eso y haber trabajado no valdrá la pena”, culminó.