Se extingue la lengua huave entre los ikoots, adultos mayores hablantes van muriendo

Nuevas generaciones ya no hablan la lengua

JUCHITÁN, Oaxaca.- Este 21 de febrero, en el marco del Día Internacional de la Lengua Materna, los pueblos ikoots de San Mateo y San Dionisio del Mar conmemoraron su lengua, el ombeayiüts, con danzas, recitales, música y proyecciones de cine.

En dos días, tanto en la Casa de la Cultura como en el auditorio municipal, los ikoots de San Dionisio del Mar, bailaron sus danzas, además de tocar sus sones tradicionales de flauta y tambor, y recitales en su lengua materna.

En el pueblo de San Dionisio, los organizadores reconocieron que la lengua huave ya no se habla entre las nuevas generaciones y sólo es dominada entre los adultos mayores, una situación de alarma por la cercana pérdida de la lengua.

“Se muere nuestra lengua, es lo que sentimos en San Dionisio del Mar; los muchachos y las muchachas ya no pueden hablar, los hablantes van muriendo. Se acabará todo lo que tenemos, si no hablamos nuestra lengua”, comunicó el actual Consejo Municipal.

En tanto, el Centro Coordinador de los Pueblos Indígenas de San Mateo del Mar, transmitió en vivo la premier del cortometraje "Teat monteok" (El cuento del dios del rayo) por la cineasta indígena ikoots Teófila Palafox Herrán, desde el museo indígena del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas.

En el pueblo de San Mateo se mantiene la lengua ombeyiüts como lengua franca, ya que la hablan la mayoría de los jóvenes y niños, señaló Ernesto Regalado, quien realiza talleres de prevención en el municipio con jóvenes de la población.

En tanto, en los pueblos como Santa María del Mar y San Francisco del Mar, la lengua materna está casi extinta; en la primera ya no existen siquiera vestigios de sus danzas y sus tradiciones ancestrales por la proliferación de las religiones cristianas.

Mientras en San Francisco del Mar, por haber sido asiento del reino huave, pervivieron tres lenguas; en la época de la Colonia se reporta que en la población, la mitad de habitantes ya no hablaba la lengua huave, ya que esta mitad se dividía entre personas que hablaban zapoteco y español.

Desde 1609, la Corona española reconoce en San Francisco del Mar a los descendientes que el cacique zapoteco Juan Cortés (Cosijopí) tuviera con Magdalena Zúñiga, cacica huave de San Francisco del Mar.