Pese a la pandemia, sobrevive producción de queso en Reyes Etla, Oaxaca

REYES ETLA, Oaxaca.- En 2019, el quesillo o “queso Oaxaca” fue reconocido por el World Cheese Awards como uno de los más deliciosos del mundo; no obstante, este producto ya no es exclusivo de este municipio, pues más estados, principalmente Puebla, han acaparado la industria provocando que los productores oaxaqueños malbaraten ese alimento.

De acuerdo con Faustino Castellanos Santiago, ganadero y productor de quesos, alrededor del 50 por ciento de los cuatro mil 300 habitantes que hay en este municipio, se dedican a la elaboración de quesos; sin embargo, la producción es pequeña y ha bajado más por la pandemia de la COVID-19.

Dalila Jiménez coincide con don Faustino, pues ella, antes de la pandemia, convertía diariamente 600 litros de leche a queso, quesillo, requesón, crema y mantequilla; pero desde hace casi un año, la producción bajó a 300 litros de leche diarios. 

Subraya que el producto que han dejado de producir fue el requesón, el cual entregaban a una cremería en la capital oaxaqueña, pero ya no les han hecho este pedido, aunque han mantenido los de queso y quesillo.

Malbaratan productos lácteos

Los productores comparten que venden cada queso de un kilogramo en 80 o 90 pesos, pero hay personas que prefieren comprar los que están en 50 pesos que son preparados en Puebla, pero los venden como “quesos de Reyes Etla”.

“La calidad de los quesos es diferente en comparación con los nuestros, pues ellos en ocasiones le echan leche en polvo y saborizantes; en cambio, los que hacemos son artesanales y sí contienen leche natural”, detalla Dalila. 

Ante esta competencia que hay con los mismos vecinos que son productores y las empresas de otros estados como Chiapas, Puebla y Veracruz, Dalila ha llegado a vender sus productos 20 o 30 pesos más bajos para al menos recuperar su inversión.

Esto mismo le ha pasado a don Faustino, quien en un principio se dedicaba únicamente a producir leche y venderla a productores de queso, pero la falta de clientes en ambos comercios, los ha llevado a rebajar los precios.

“El litro de leche bronca está en 8.50 pesos; pero hay veces en las que me piden que lo baje a siete o más barato porque no tienen el suficiente dinero, pero no puedo hacerlo porque yo también tengo que sacar ganancia”, lamenta. 

Hay menos establos de vacas

Dalila relata que tiene algunas vacas de donde extrae la leche para crear sus quesos, pero también compra leche a ganaderos que se dedican exclusivamente a esto; no obstante, desde hace tres años ha visto que poco a poco van desapareciendo estos comercios.

De acuerdo con el ganadero, esto se debe a que muchas personas ya no compran en grandes cantidades la leche, pues prefieren comprar leche comercial y algunos productores de queso prefieren utilizar saborizantes y leche en polvo.

Afirma que hasta hace unos años contaba con 25 vacas, pero al bajar la demanda de la leche, tenía muchos productos, por lo que decidió quedarse con 12 y comenzar también a producir queso.

“En Reyes Etla solo hay cinco ganaderos que se dedican exclusivamente a producir leche, mientras que otros producimos leche y aparte creamos quesos para vender”, afirma. 

Asimismo, Dalila comenta que la disminución del ganado también se debe al cambio climático, pues algunos ganaderos han sembrado alfalfa y otros alimentos para las vacas, pero la falta de lluvias o intenso calor no permite la producción de estos.

“Las lluvias no son como antes; ya no hay mucha pastura para los animales. Muchos dicen que en lugar de ganarles, solo consiguen recuperar lo invertido en el animal y prefieren cerrar los establos”, lamenta.

Entregas fijas

Ambos productores de queso entregan sus productos a una cremería de la capital oaxaqueña, la cual afirman es su “entrega fija”, pues al estar en una localidad donde la mayoría produce queso, las ventas son menores.

Agregan que gracias a esta entrega segura han podido tener un ingreso y continuar trabajando durante la pandemia, pues el mercado fue cerrado debido al incremento de número de contagios por COVID-19 y era donde también tenían buenas ventas. 

“A veces nos hacían pedidos cada ocho días para mandar a Estados Unidos, aunque no era mucho, pero sí constante. Ahora, por la pandemia, ya no hemos surtido ese tipo de pedidos”, lamenta don Faustino.

Dar más promoción al queso

Ambos productores de queso afirman que es necesario que se dé más visibilidad a este alimento, tanto para vender más como para que las personas conozcan la diferencia en cuanto a calidad que tienen sus quesos, con los producidos con maquinaria y en otros estados.

Asimismo, don Faustino declara que es importante que las autoridades apoyen correctamente con los proyectos, pues en ocasiones han regalado animales sin pensar qué van a comer para crecer. 

“El gobierno nos puede decir que no regala vacas, pero no hay alimento ni agua para regar ese alimento que hemos sembrado; necesitamos apoyo para el campo, pero que sí estén enfocados correctamente”, resalta. 

Los productores esperan que la ciudadanía pueda entender que los precios que pueden ser caros se deben a la calidad de los alimentos que producen, contrario a lo barato, industrial y que en ocasiones “no sabemos ni lo que estamos comiendo”, como dice Dalila.