En el Istmo de Oaxaca piden justicia en sepelio de Carolina

JUCHITÁN, Oaxaca.- La mañana de este sábado fue sepultada Carolina, quien falleciera a consecuencia de las graves lesiones provocadas por la golpiza que le propinó su esposo, y que la mantuvo más de 10 días agonizando en una cama del Hospital Civil.

Acompañada de su familia y amistades, un grupo de mujeres indignadas se sumó al cortejo para llevarla hasta su última morada en el panteón municipal “Domingo de Ramos”, donde su familia decidió darle cristiana sepultura.

Alrededor de las 10 de la mañana, el cortejo fúnebre partió de la casa de su madre, ubicada en la colonia Gustavo Pineda, de donde hace más de diez años salió ilusionada para formar una familia al lado de quien a la postre se convirtiera en su verdugo y le arrebatara la vida a golpes.

Con gritos y consignas, los acompañantes en el sepelio exigieron justicia para Carolina y castigo para el responsable del atroz asesinato de la joven mujer.

La directora del Refugio para Mujeres Indígenas del grupo de Mujeres 8 de Marzo, Beleguí López Blas, exigió justicia a este feminicidio y señaló que alzarán la voz por Carolina y por todas las mujeres que han sido víctimas de violencia y feminicidio.

Hizo un llamado a los tres órdenes de gobierno para que implementen acciones, justicia y políticas públicas que garanticen la vida y la seguridad de las mujeres.

“Demandamos a las instituciones de Procuración de Justicia, a todos los niveles de gobierno, para que puedan generar acciones conjuntas que garanticen la vida de las mujeres”.

Señaló que hace falta trabajar de manera conjunta entre sociedad civil y gobierno, para que las acciones que se implementen sean eficientes y eficaces para salvar la vida de las mujeres.

Indicó que en ese sentido, el refugio para Mujeres trabaja de manera coordinada con las instituciones para la procuración de justicia; lo que exigimos es que todas las carpetas de investigación por casos de feminicidio, se investiguen con los protocolos adecuados y se garantice la justicia para las féminas.

Por otro lado, reveló que en el 2020, en la entidad oaxaqueña se registraron 600 feminicidios; mientras que, en lo que va del 2021, ya se contabilizan 100 feminicidios.

Dijo que la pandemia ha agudizado este problema de agresión y la saña con la que matan a las mujeres; y que está relacionado por el confinamiento en que se encuentran las familias, así como la falta de empleos, recursos.

Además, señaló que también hacen falta recursos para que los refugios para las mujeres violentadas puedan operar de manera permanente, como lo hace el grupo de Mujeres 8 de marzo, que todos los días acompañan a las mujeres en la atención de sus diferentes necesidades.