Se acabó la espera; cruzan los primeros migrantes a EU con nueva política de Biden

En la puerta fronteriza del sector El Chaparral (Tijuana), numerosos migrantes pasaron la noche a un lado del cerco de barrotes que marca el límite.

La espera terminó para un grupo de 25 migrantes, los primeros en pasar este viernes de México a Estados Unidos, donde continuarán sus trámites de asilo como parte de la nueva política migratoria del presidente Joe Biden.

Su ingreso desde Tijuana marcó el fin de la medida que los obligaba a permanecer en México mientras los tribunales estadounidenses respondían sus solicitudes.

Esa política había sido impuesta por el exmandatario Donald Trump mediante el Programa de Protección al Migrante (MPP).

Los migrantes cruzaron en un autobús hacia la vecina San Diego, acompañados por personal de la Oficina del Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR), constató un periodista de la AFP.

Un oficial a cargo de un refugio de San Diego confirmó de su lado que esas personas estaban ya alojadas en un hotel y que recibirían ayuda para llegar a sus destinos.

Para ser beneficiarios inmediatos, los interesados tienen que haber iniciado un trámite de asilo.

"El ACNUR es quien dirige el proceso con el gobierno de México, ellos definen quiénes tienen un caso activo ante el juez de migración o una apelación", explicó a la prensa Ericka Piñero, abogada de la organización defensora de migrantes Al Otro Lado.

Devueltos 

En la puerta fronteriza del sector El Chaparral (Tijuana), numerosos migrantes pasaron la noche a un lado del cerco de barrotes que marca el límite.

Había un centenar de centroamericanos y unos 400 haitianos. 

Con sus escasas pertenencias, algunos llevando familias enteras y usando mascarilla para protegerse del COVID-19, miraban esperanzados hacia el norte.

La mayoría reconoció que no había iniciado trámite alguno y sólo tres consiguieron cruzar entre aplausos. Pero estuvieron poco tiempo en Estados Unidos: los regresaron aduciendo problemas informáticos.

La hondureña Nelly Cabrera cruzó con sus documentos para una audiencia que tenía programada este viernes, pero se la aplazaron para el próximo miércoles.

"Confío en el nuevo presidente, en que me escuche y me ayude porque ya tengo dos años acá", declaró a la AFP tras ser devuelta a México.

Esperanza y decepción 

La multitud veía desalentada el nulo movimiento hacia el norte. Allí estaba la haitiana Geraldine Nacice, quien llegó hace dos años a Tijuana y tiene una hija nacida en México.

"La verdad no tengo cita, pero ya no puedo ir a mi país, en Haití hay guerra ahorita. Mi familia me está esperando" en Estados Unidos, dijo.

Al cubano Yabdiel Álvarez también le aplazaron la audiencia prevista para este viernes, pero no le importa esperar un poco más.

"No existía ninguna esperanza, ya la hay con el nuevo presidente Joe Biden", afirma.

Mientras, en Matamoros (noroeste), fronteriza con Brownsville y de donde se esperaba que salieran los primeros migrantes de un campamento erigido a unos pasos de territorio estadounidense, personal del ACNUR informó que empezarán a cruzar el próximo martes.

Allí, un grupo de personas procedentes de los estados de Guerrero y Chiapas pretendían ingresar para ser incluidas en el operativo, pero el campamento permanece cerrado desde el jueves.

Estados Unidos ha pedido evitar los desplazamientos a la frontera, indicando que solo quienes cumplen los requisitos de admisión serán llamados de forma ordenada.

Una autoridad migratoria guatemalteca informó este viernes que los países centroamericanos preparan un plan ante una posible ola de migración de haitianos, cubanos, asiáticos y africanos hacia Estados Unidos.

De acuerdo con el gobierno mexicano, en el país permanecen unos 6,000 migrantes como parte del programa "Quédate en México".

Impulsan ley de inmigración de Biden

Los demócratas presentaron este jueves el ambicioso proyecto de reforma migratoria apoyado por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, que busca crear una vía para la naturalización de 11 millones de indocumentados, un trámite legislativo que enfrenta resistencias de la oposición republicana.

Biden afirmó que esta reforma busca revertir "políticas equivocadas" de su predecesor, Donald Trump, que lanzó una campaña para frenar la inmigración irregular, reducir la llegada de migrantes con papeles y persiguió a los indocumentados. 

La iniciativa fue presentada por los legisladores demócratas Linda Sánchez, en la Cámara de Representantes, y Bob Menéndez, en el Senado.

Llegó la hora de "sacar de las sombras a 11 millones de indocumentados", dijo Menéndez durante una rueda de prensa virtual junto a otros legisladores. 

En la Cámara Alta los demócratas tienen 50 de las 100 escaños, y pueden usar el voto de la vicepresidenta, Kamala Harris, para desempatar. Pero si quieren evitar cualquier táctica de bloqueo deben reunir 60 votos para aprobar este proyecto.

"Sabemos que el camino para avanzar requiere de negociaciones con los otros, pero no vamos a hacer concesiones de entrada", dijo Menéndez, quien admitió que no sabrá si lograrán la cota de los 60 votos hasta que lo intenten. 

La presidenta de la Cámara de Representante, Nancy Pelosi, celebró la iniciativa integral. 

"Hay otros que quieren hacerlo de forma fragmentaria y ese también puede ser un buen enfoque. Eso lo tiene que decidir el Congreso", afirmó Pelosi. 

En la Cámara Baja, la propuesta no tuvo un buen recibimiento entre los republicanos, que publicaron un informe afirmando que esta reforma "va a hacer que los estadounidenses estén menos seguros". 

El representante republicano Jim Jordan indicó que la reforma de Biden "coloca los intereses económicos del país y su seguridad en último lugar en un momento en el que debería estar centrado en reabrir las escuelas, ayudar al empleo y derrotar al COVID-19". 

 

25 migrantes, los primeros en pasar este viernes de México a Estados Unidos