En Venustiano Carranza, viernes de Cuaresma en la tradición católica

Facebook Facebook

El Primer Viernes de Cuaresma marca la conmemoración a Jesús de Nazareno en Carranza, imagen cristológica de tonalidad morena cuyo culto se remonta a la época colonial. El evento exultante de la fiesta tiene lugar durante la noche, en efecto, cientos de personas procesionan al cristo por las principales calles de la ciudad, acompañados del inconfundible sonar del tambor, el pito y las matracas. Se trata sin duda de una de las muestras de fe más impresionantes del municipio, esto en cuanto hace a la multitud de personas que participan de ella.

La evidencia histórica más antigua con que contamos sobre el Nazareno data de 1819. En aquel año el obispo Salvador Samartín y Cuevas, el máximo jerarca de la iglesia chiapaneca, informaba luego de su visita pastoral a San Bartolomé de Los Llanos, que la imagen se hallaba abandonada, encontrándose, según sus propias palabras "en un escaparate indecente". A raíz de ello el obispo ordenó que cada cofradía y hermandad del pueblo cooperara 50 pesos para la construcción de un retablo que albergaría al Nazareno, el cual según sus órdenes debería ser colocado en la capilla mayor de la iglesia de San Bartolomé, al costado izquierdo.

No obstante lo anterior, no existe evidencias de que el mencionado retablo fuese elaborado. A mediados del siglo XIX se inició la construcción de una capilla anexa al templo de San Bartolomé, al parecer dicha construcción albergaría la escultura de la Inmaculada Concepción; sin embargo al final quedó consagrada a Jesús de Nazareno. Hoy en día este edificio recibe precisamente el nombre de "Capilla de Jesús de Nazareno".