Producciones chiapanecas en muestra de cine nacional

SCSC

La Secretaría de Cultura del Gobierno de México, a través del Instituto Mexicano de Cinematografía (Imcine), en el marco del Día Internacional de la Lengua Materna, comparte la Segunda Muestra de Cine en Lenguas Indígenas.

Se trata de una invitación al público mexicano y a las instituciones culturales para conocer una selección de producciones audiovisuales que conforman los saberes y cosmovisiones de los pueblos originarios en nuestro país. 

Como parte de la campaña “Contigo en la distancia”, la programación compuesta por 35 títulos estará disponible de manera gratuita del 21 al 27 de febrero en la plataforma de streaming del Imcine, FilminLatino. Cuatro de las producciones que la conforman serán funciones especiales; dos disponibles por 24 horas y dos más por 48 horas; el resto podrán verse durante los siete días que dura la Muestra.

En esta edición, el habla de los pueblos originarios es el hilo conductor de las historias que narran las películas en las lenguas por autodenominación reconocidas como dixazà (zapoteco), bats´i k´op (tsotsil), hñähñu (otomí), náhuatl, p’urhepecha (tarasco), wixárika (huichol), jñartjo (mazahua), jiak noki (yaqui), tagálog (Filipinas). 

La curaduría de la Segunda Muestra de Cine en Lenguas Indígenas manifiesta la multiculturalidad de las historias de los pueblos originarios que habitan nuestro territorio y su presente vivo, que hablan de tradiciones, fiestas, logros y retos; con la idea de que la lengua misma es un relato identitario y de resistencia.

Está dividida en seis secciones, como Mirada a grandes historias, que incluye dos producciones de ficción y 12 documentales que, desde las historias particulares de cada una de ellas, trazan rutas de encuentro con las narrativas entre el presente y el pasado de los pueblos y comunidades indígenas en nuestro país. 

ATEMPA, Sueños a Orillas del Río (Edson Caballera Trujillo, 2013), Bankilal (María Sojob, 2014), Si corre o vuela... a la cazuela (Rogelio Calderón Jiménez y Salomón Morales, 2016), At'anii' (Antonino Isordia Llamazares, 2019), Lupita. Que retiemble la tierra (Mónica Wise Robles, 2019), Silvestre Pantaleón (Roberto Olivares Ruiz, Jonathan D. Amith, 2011), Tierra brillante (José Luis Figueroa Lewis, Sebastián Díaz Aguirre, 2011), La revolución de los alcatraces (Luciana Kaplan, 2012), No hay lugar lejano (Michelle Ibaven, 2012), X500 (Juan Andrés Arango García, 2016), Laberinto Yo’eme (Sergi Pedro Ros, 2018), Titixe (Tania Hernández Velasco, 2018), TOTE_Abuelo (María Sojob, 2019) y Kuxlejal (Elke Franke, 2020).

La otra sección es De generación en generación, una selección de cuatro documentales que enfatiza las herencias y tradiciones como vínculos indispensables para la historia viva de los pueblos originarios.  

Kpaima (Luis Manuel Hernández Rodríguez y Norma Delia Robles Carrillo, 2019), Los descendientes (Emily Icedo y Omar Navarrete, 2019), Nuestro sabor, legado ancestral (Yesenia Martínez, 2017) y K’in Tajimoltik - Fiesta de juegos (Óscar León Ramírez, 2020).

La sección Con alma de niñxs incluye tres ficciones y una animación que apelan a los imaginarios de cada una de sus historias y proponen al público otras formas de explicarse el mundo con narrativas dirigidas y protagonizadas por las infancias. Carrizos (Dinazar Urbina Mata, 2017), Tiempo de cosecha (Nela Fernández Gaos, 2016), No estás soñando conmigo (Jorge Y. Leyva Robles, 2015) y ¡Xani xepica! (Dominique Jonard, 2008).

Relatos que conmueven está confirmada por dos filmes de ficción y dos documentales conforman esta categoría para pensar en el cine como un detonador de empatía y hacer comunidad también como espectadores, a partir de los paisajes narrativos que proponen realizadores de diferentes contextos. 

Semillas de guamúchil (Carolina Corral, 2016), La carta (Ángeles Cruz, 2014), Carretera del Norte (Rubén Rojo Aura, 2008) y Don Isidro, una vida pastoreando (Idzin Xaca Avendaño, 2016)

Mitos y leyendas es una animación y cuatro ficciones que, con los recursos y posibilidades de estos géneros, a partir de la creatividad de sus realizadores, adentran a la audiencia en otras realidades. Música para después de dormir (Nicolás Rojas Sánchez, 2013), Nahualli (Iván Salcedo "Maracho", 2017), Dentro de uno (Salvador Aguirre, 2012), Casucka (Dalia Huerta Cano, Iván Puig, 2016) y Monarca (Víctor René Ramírez Madrigal, Jorge Arturo Tornero Aceves, 2011).

Tradiciones en manos jóvenes, las historias existen para ser narradas y reinterpretadas constantemente; en esta categoría con dos ficciones y dos documentales se proponen otras formas de exponer las tradiciones en formato audiovisual. 

Así Empecé Yo (Emilio Vázquez Sánchez, 2018), Flor Comca ́ac - Las raíces de tu nación te llaman (Emily Icedo y Omar Navarrete, 2017), El tigre y la flor (Denisse Quintero, 2016) y El último consejo (Itandehui Jansen, 2012)

Cabe mencionar que los títulos que conforman la Muestra incluyen miradas cinematográficas de San Blas Atempa y Juchitán de Zaragoza, en el Istmo de Tehuantepec, y de Santa María Quiegolani, en Oaxaca; del semidesierto del Valle del Mezquital y la comunidad El Águila en el Municipio de Santiago de Anaya, en Hidalgo; de Tancanhuitz, el Centro Ceremonial Tamaletom y Huichihuayán en San Luis Potosí; de San Agustín Oapan en Guerrero; Mogotavo, un municipio urique, en Chihuahua; del territorio Yaqui y de Punta Chueca, en Sonora; de Guadalupe Victoria, en Puebla; de Huixtán, Chenalhó, Tuxtla Gutiérrez; Copoya, Larraínzar y San Cristóbal de Las Casas, en Chiapas; así como de Michoacán, Veracruz, Ciudad de México, Veracruz, Morelos, Querétaro y Guanajuato.