Resume titular de los SSO en cifras y datos la pandemia

En su comparecencia ante los diputados que integran la comisión de salud de la Cámara de Diputados para la glosa del informe de gobierno, al secretario de salud Juan Carlos Márquez Heine le faltó empatía, humanismo, solidaridad, con las víctimas y los deudos de la pandemia de COVID-19.

En su intervención, el funcionario redujo todo a datos, cifras, números y frases hechas como: el gobierno de Oaxaca trabaja para construir bienestar para la población, requerimos la suma de esfuerzos y voluntades, el gobierno no ha dejado de trabajar, etcétera, etcétera.

Aunque sí externó su preocupación por la salud del presidente Andrés Manuel López Obrador, pero por nadie más.

En el auditorio del edificio camaral, a donde se trasladó el evento por la manifestación de los integrantes del Sindicato Independiente de los Trabajadores de la Secretaria de Salud Oaxaca en los accesos del edificio del Congreso para exigir la contratación de los exempleados del Seguro Popular, Márquez Heine se vio distante, ajeno, indiferente a la situación que viven los oaxaqueños.

Ni siquiera se conmovió ante la situación que sufre la diputada panista María de Jesús Mendoza Sánchez, quien refirió el peregrinar que vive porque su pequeño hijo enfermó de COVID, además de padecer otras enfermedades graves, y le negaron la atención en el Hospital de la Niñez, aunque todavía el subdirector de la institución amenaza con sacar al infante de ese nosocomio este día, con el argumento de que no atienden pacientes con coronavirus. “¡Lo que yo no voy a permitir!”.

“Yo me voy, no pienso avalar esta farsa. ¡No engañen a la gente!”, expresó la legisladora al final de su intervención, al tiempo que con los documentos de su denuncia en la mano, abandonaba la sala con indignación.

En respuesta el funcionario estatal expresó que se coordinará mejor la atención hospitalaria y ya.

Cuestionamientos de legisladores 

Los datos y cifras no ayudaron al recién designado funcionario de primer nivel, por el contrario, únicamente generaron severos cuestionamientos de los diputados sobre inversiones, plazos no cumplidos y hasta presuntos actos de corrupción, como la renta de equipo para el hospital de Tlaxiaco cuando el presidente López Obrador acudió a la inauguración y el hoy secretario propuso la renta de equipo, “porque es una práctica común”.

El presidente de la comisión, Emilio García Aguilar tampoco tuvo piedad.

“En los cuatro años de ejercicio que lleva esta administración, los avances en materia de salud son nulos. Los números que usted presenta no concuerdan con la realidad. muchos gastos, poco resultados”.

Como tampoco Saúl Díaz Bautista, quien puntual preguntó por qué se limitó el salario del personal médico eventual hasta 15 mil pesos, a través de una circular fechada el 31 de diciembre pasado, cuando él gana 106 mil pesos, algo que es muy cercano al salario del presidente López Obrador y no lo disminuye. ¿Qué justifica que al personal médico eventual se le descuente hasta un 40 por ciento de su ingreso?

Cuestionamiento que quiso disfrazar el funcionario, dando a conocer que la circular había sido dejada sin efecto, -decisión que se tomó un día antes de su comparecencia-, pero además entraña una mentira.

“Una mentira no se puede cubrir con otra mentira, el documento que circuló ayer establece que la medida se suspende tem-po-ral-men-te. ¡Eso es un engaño!”.

En la comparecencia no faltaron asimismo los legisladores que solicitaron explicaciones sobre los presuntos actos de corrupción en la liquidación de los trabajadores del Seguro Popular, la asignación de obras y compras simuladas.