Prevén dos semanas de aumento de contagios de COVID-19 por reuniones de diciembre: Márquez Heine

Mario Jiménez Mario Jiménez

La Secretaria de Salud del estado prevé que en dos semanas la línea de contagios de COVID-19 alcance la meseta, es decir que se mantenga estable, y unos días después comience a descender para superar la propagación del coronavirus ocasionada por el relajamiento de las medidas de prevención en las fiestas decembrinas, así lo dio a conocer el secretario de salud Juan Carlos Márquez Heine, al comparecer ante la Comisión Permanente de Salud de la 64 Legislatura, para la glosa del cuarto informe de gobierno.

Comentó que el mayor número de pacientes hospitalizados por coronavirus comúnmente se empiezan a presentar 15 después de las fechas festivas.

“Esto lo aprendimos desde el Día del Padre, el Día del Niño o el Día de la Madre donde empezábamos a ver que después de 10 o 15 de las celebraciones comenzaba el aumento en el número de las hospitalizaciones”.

Manifestó que mantenía un periodo de cinco días y a partir de este pico máximo comenzaba la disminución.

“Desafortunadamente en estas fiestas de fin de año se generó una tormenta perfecta porque en las fiestas navideñas tendemos a reunirnos con nuestros adultos mayores, nuestros padres y abuelos, lo que genera un aumento en el índice de contagios, ya que por más que las autoridades intenten generar conciencia sobre las medidas de prevención, desafortunadamente está en cada uno de nosotros cuidar nuestra salud”.

Semáforo en naranja 

Añadió que además en el Año Nuevo por asociación y frecuencia es mucho mayor el número de contagios que se presentan entre los adultos jóvenes, "pues nos vamos con amigos, con conocidos y nuevamente evitamos la sana distancia; desafortunadamente hace frío y se cierran las puertas de las habitaciones y esto genera que el virus permanezca flotando y cuando comemos nos quitamos el cubrebocas y nos contagiamos; y, finalmente, viene el Día de Reyes donde compartimos actividades con niños".

Destacó que el semáforo epidemiológico de Oaxaca está alineado con el federal y después de una estrecha colaboración entre ambas autoridades, la entidad se ha mantenido en el color naranja.

“Afortunadamente en los últimos tres días hemos empezado a ver una disminución de pacientes hospitalizados. ¿Por qué? Porque es justamente cuando empieza a bajar la curva del índice de contagios; nosotros estamos esperando que logremos estar en un proceso de meseta en una o dos semanas y, después, si logramos tener esta penetración con la población, esperamos bajar el número de contagios”.

Márquez Heine manifestó que a nivel mundial la letalidad del COVID-19 es de 2.2 por ciento, a nivel nacional es de alrededor 9.0 por cierto, mientras Oaxaca se ubica por debajo de la letalidad nacional.

“Esto significa que los médicos, enfermeras y demás personal hacen un espectacular trabajo”.

Afirmó que los Servicios de Salud del estado tienen una letalidad intrahospitalaria de 3.1, el IMSS Régimen Ordinario tiene una letalidad del 17.4, el IMSS Bienestar tiene una letalidad de 11.9, el ISSSTE tiene una de 17.3, Pemex de 37. y Sedena de 36.1.