Personas con discapacidad deben tener prioridad en el Plan Nacional de Vacunación contra COVID-19

Están siendo discriminadas al excluirlas

La profesora Petra Grindelia López Hernández, quien lleva más de 30 años trabajando con Personas Con Discapacidad (PCD), afirmó que este sector de la población debe ser de los grupos prioritarios en el Plan Nacional de Vacunación contra COVID-19 en México, al igual que adultos mayores y médicos.

Afirmó que las PCD están siendo discriminadas porque se les está excluyendo en este plan, pues deberán esperar hasta la etapa que les corresponde de acuerdo a su edad, lo cual los mantiene en el peligro de contagio que han tenido durante la pandemia.

“Nos da mucha tristeza que nuevamente no se esté pensando en las personas con discapacidad, ni en las personas que trabajamos alrededor de ellos”, confesó.

Detalló que todas las personas con discapacidad se están exponiendo al virus de distintas formas; por ejemplo, las personas con ceguera, deben tocar mesas, sillas, tubos para poder identificar su camino, mientras que una discapacidad motora requiere ayuda, por lo que no podrán seguir los protocolos que han impuesto las autoridades sanitarias.

“Cualquier discapacidad o condición que tengan, la mayoría requiere de ayuda de otra persona, por lo que no pueden mantener el distanciamiento social”, subrayó.

 

Prioridad también para quienes los asisten

La profesora resaltó que también es importante aplicar la vacuna a padres de familia, terapeutas y profesores que conviven con las PCD, ya que tienen contacto constante con ellos.

Relató que sus alumnos están padeciendo la pandemia por la COVID-19 con varios obstáculos, entre ellos la falta de convivencia con sus compañeros y profesores, por lo que en ocasiones deben visitarlos.

“Los padres de familia nos dicen que están desesperado y por eso debemos acudir a sus domicilios para que estén más tranquilos”, aseguró.

Mencionó que hay niños que producen mucha saliva y deben cambiarse constantemente de cubrebocas, por lo que en caso de que estén en clases, deben cambiarlos o también tener contacto con ellos, porque hay algunos que se les cambia el pañal y ropa.

“Si tenemos asistente, pues ellos lo hacen; pero si no tenemos uno, como es el caso de la mayoría de los Centros de Atención Múltiple (CAM), lo debe hacer el maestro y pone en riesgo a ambos”, manifestó.

 

Falta de recursos económicos, otro obstáculo

Petra Grindelia compartió que desde el comienzo del ciclo escolar, cuando se estimaba un regreso a las aulas comenzaron a preocuparse por cómo iban a adaptar los salones de clases y toda la inversión que debían y deberán hacer para garantizar la salud de los alumnos.

“Nos preguntamos: ¿quién nos va a dar el dinero que necesitamos para estas adecuaciones?, ¿los papás? Conocemos la situación económica y familiar de cada una y la gran mayoría es de escasos recursos. Si antes de la pandemia era difícil adaptarnos y ahora cómo será”, confesó.

Mencionó que las familias de los alumnos tienen que comprar medicamentos como parte de los tratamientos de cada uno, y en caso de contagiarse por la COVID-19, sería una inversión extra y no cuentan con ese ingreso.

“No los podrían llevar a un hospital porque están saturados y en muchos casos no cuentan con seguro médico y de manera particular no tienen el ingreso, por eso es necesario que se les aplique la vacuna”, recalcó.

La profesora advirtió que es necesario que las autoridades prioricen la vacunación en las PCD, ya que en caso de contagio podrían tener “un desenlace fatal porque algunos están afectados en sus funciones respiratorias o su sistema inmune es bajo”.

“Creo que deben tomarse en cuenta a las personas con discapacidad, ya que en muchos casos ellos no entienden la importancia de cuidarse y protegerse, contrario a otras personas que sí lo comprenden”, reafirmó.

Para saber:

La International Disability Alliance, organización mundial que representa a las personas con discapacidad en todo el mundo, sí ha hecho una petición a la Organización Mundial de la Salud (OMS) para priorizar la vacunación de PCD, ya que se ha descubierto, vía estudios en Estados Unidos y otros países, que, sobre todo las PCD intelectual o del desarrollo, tienen hasta tres veces más posibilidades de morir de COVID-19 en caso de contagio.

Importante

Hugo López Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud de la Secretaría de Salud Federal, dijo que, por tener inmunosupresión (hacer que el sistema inmunitario sea menos capaz de combatir las infecciones), las personas con Síndrome de Down, mayores de 16 años, podrían ser vacunadas contra la COVID-19 de manera prioritaria.