En Tuxtla Gutiérrez, se dispara el precio del ajo en los mercados debido al Coronavirus

Daniela Grajales Daniela Grajales

EL CORONAVIRUS afecta al comercio de productos agrícolas de diferentes maneras.

El coronavirus afecta al comercio de productos agrícolas de diferentes maneras, el ajo es uno de ellos, su precio se está disparando debido a la caída de las exportaciones, desde la aparición del coronavirus, se exporta mucho menos. Las medidas sanitarias afectan tanto a la producción como al transporte. Esto causa una escasez y, como resultado, el precio del ajo aumenta en los mercados.

Otro factor que podemos mencionar es el consumo de este producto, derivado que muchas personas han compartido que los compuestos de ajo podrían inhibir el SARS-CoV-2; aunque hasta ahora no se ha confirmado que ningún alimento es capaz de curar por sí solo ni el COVID-19 ni ninguna otra infección bacteriana o vírica.

En los últimos dos años, el precio de este cultivo ha presentado una serie de irregularidades, particularmente, desde mediados de 2018 se ha mantenido entre 60 pesos y 65 pesos el kilogramo, para el segundo semestre de 2019 el precio disminuyó, acercándose a los 55 pesos, comportándose de manera más habitual. Actualmente en los supermercados se encuentra a 34 pesos la malla con 4 piezas, en el centro de abastos una pieza la podemos encontrar en 10 pesos.

A decir de esto, los vendedores mencionan que el consumo es evidente, las amas de casa lo utilizan para remedios caseros, ahora con el coronavirus los tés de ajo, con cebolla y jengibre se han vuelto la bebida más cotizada.

Si bien es cierto que algunos estudios sugieren que el ajo, entre otros alimentos como la cebolla morada, posee cierto potencial bactericida, esto no significa que consumirlo en su forma cruda haya demostrado tal potencial.

A pesar de que la producción nacional de ajo ha sido inestable, durante 2018 se alcanzó un nivel histórico de 95.7 mil toneladas. Lo cual puede ser causa de dos factores. Por un lado, las innovaciones tecnológicas han acortado el periodo de cultivo (disminuyendo de un año a seis u ocho meses dependiendo de la variedad). Por otro lado, ha habido aumentos importantes en la superficie de producción durante los últimos cuatro años.

En 2018 la producción del ajo se dio en 21 estados, poco más de ocho de cada diez kilos de ajos provienen de los principales productores, que en el año en cuestión fueron: Zacatecas (60.09%), Guanajuato (12.47%), Sonora (5.61%) y Puebla (5.15%).

El ajo es un cultivo cuyo ciclo agrícola es primordialmente de otoño – invierno. Los meses de mayor producción en 2018 fueron mayo, junio y julio. Mientras que en los meses de noviembre, diciembre y enero no se produce.