Frituras de plátano, el sabor de la cuenca

TUXTEPEC, Oax.-El impacto causado por el covid-19 alcanzó a los pequeños emprendedores que para 2020 proyectaron el desarrollo de sus pequeños negocios y que hoy se tambalean entre el cerrar y mantenerse en el mercado local, situación que hoy enfrenta la familia Avendaño, productores de frituras de plátano macho en el municipio de Tuxtepec.

Plátano macho con sabor de la Cuenca

Las frituras de plátano macho, ya sea maduro, verde o enchilados son característicos de la región de la Cuenca del Papaloapan, sobre todo del municipio de Tuxtepec, donde comunidades como Papaloapan, Santa Teresa, Agua Fría y San Bartolo se dedican a comercializar dicho producto.

En un principio, los pequeños productores comenzaron a realizar esta conocida botana para rescatar el plátano de segunda, y así lograr comercializarlo, poco a poco se convirtió en un producto que identifica a la zona platanera.

José Avendaño Rivera, originario de Papaloapan, pequeño productor y que actualmente se dedica a la elaboración de frituras de plátano macho y otros productos como malanga y yuca, enfatizó que el sabor que representa ha logrado llegar a diferentes estados e incluso fuera del país.

Trabajo Artesanal

La familia de emprendedores realizan la producción y el empaquetado de su producto de forma rústica, como la mayor parte de las personas que se dedican a esta labor. Todo empieza desde la selección de plátano, mismos que producen en pequeñas cantidad y otro porcentaje compran a las comunidades vecinas.

Don José explica que al ser comerciantes pequeños, carecen de una industria o equipo como tal, sin embargo consideran que realizar todo este proceso de forma artesanal es lo que permite mejorar el sabor de su producto.

“El producto es elaborado cien por ciento a mano, luego de la selección del plátano se corta con una rebanadora que le decimo hechiza, que se coloca en una mesa y con la presión de la mano se va cortando; posteriormente se fríe en una paila, se embolsa y la bolsa se sella con la ayuda de una plancha”.

Una vez que se termina con el proceso, el producto se traslada al centro de la ciudad y otra parte queda en bodega para compradores de mayoreo. Covid frena el proyecto de marca. La demanda permite que consumidores lleguen de otros estados, como Veracruz, México, partes de Oaxaca e incluso el extranjero, lo que les permitió abrir un panorama favorable que podría dar paso a un registro de marca, situación que quedó de lado con la llegada de la pandemia de salud.

Para este 2020 tenían el proyecto de dar de alta su marca y ampliar el mercado lo que a principio de año se cambiaron al muro boulevard donde se ubican desde hace siete meses.

Dicho cambio ya no se pudo detener ya que el trato se había cerrado con anticipación, por lo que ahora el panorama es más difícil.

“ Todo iba bien al principio, pero con el asunto de la pandemia que inició en marzo del año pasado comenzó a mermar mucho las ventas“.

De acuerdo con don José, tras parar las clases presenciales, se quedaron sin uno de sus principales consumidores , ya que este producto es bien vendido en las escuelas. De igual forma dejaron de llegar sus consumidores foráneos y los encargados para fiestas o eventos también pararon.

La familia Avendaño pasó de producir de 800 a mil bolsas diarias a solo 200 o 300.

Hasta el momento no tienen certeza de cuando vaya a mejorar las ventas para su negocio, por lo que esperan soportar lo más posible y así continuar acercando su producto.

Una de las estrategias es mantener un precio accesible.

Al igual que ellos,la contingencia logró afectar a varios emprendedores que para 2020 apostaron por crecer lo más posible.