Te decimos cinco cosas que no pueden hacer los despachos de cobranza

Los despachos de cobranza tienen el derecho de recordar que cumplas con el pago de las deudas, pero no tienen permitido invadir tu intimidad, amenazarte y menos molestar a terceras personas.

La Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros cuenta con el Registro de Despachos de Cobranza (REDECO), organismo que tiene un sistema electrónico de los despachos que fungen como intermediarios entre la entidad financiera y el deudor.

Aquí te decimos cinco cosas que tienen prohibido realizar los despachos de cobranza y por los que podrías interponer una denuncia ante REDECO.

En primero lugar, estos intermediarios no pueden realizar amenazas ni dañar la integridad de tu familia, por lo que en caso de proceder de esta manera puedes presentar una denuncia en la página web de la REDECO.

Segundo, no pueden cobrar a terceros pues solo el deudor es quien debe pagar a la entidad financiera, por lo que nadie puede cobrarte por un familiar o amigo que hayas puesto en contacto, pero si pueden cobrar al aval o deudor solidario.

Tienen prohibido enviar escritos judiciales o hacerse pasar por un organismo jurisdiccional o que tengan una autoridad pública. No puedes ir a la cárcel por una deuda con un banco o una Sofome, ni ser embargado, a menos que exista la orden de un juez.

No pueden emitir una “lista negra” de personas que no han cumplido con los pagos, no pueden poner un aviso afuera de tu casa y en caso de que así ocurra, puedes interponer una denuncia.

No pueden recibir el pago del adeudo, pues simplemente son un intermediario, por lo que el pago lo recibe quien emitio el recurso debido a que se trata de un arreglo entre dos partes.