Agravan sancione por venta de alcohol a menores en Oaxaca; de seis meses a siete años de prisión

Multas de 5 mil a 25 mil pesos
ArchivoArchivo

Los diputados consideran oportuno incrementar la penalidad como acción que permita la reducción, atención y disminución del consumo.

El Congreso estatal aumentó las penas a quien venda bebidas alcohólicas a menores de edad, por lo que esta conducta ilícita se sancionará ahora con prisión de seis meses a siete años y multa de 500 a 10 mil pesos, y de 5 mil a 20 mil pesos al titular del permiso o licencia.

Además cuando la venta se realice cerca de escuelas, las penas se aumentarán en un tercio.

Se considera cerca de la escuela cuando la venta sea realizada dentro de una distancia de 500 metros cerca de una institución escolar.

La iniciativa aprobada señala que en septiembre del 2018, Consulta Mitofsky reveló una encuesta sobre consumo de bebidas alcohólicas en México, aportando datos que confirman que cada vez el inicio de ingesta de dichas bebidas es a más temprana edad, ya que el 55.6 por ciento de los bebedores respondió que comenzó su consumo antes de los 18 años de edad y el 27 por ciento sostuvo que lo hizo entre los 10 y 15 años de edad.

Agrega que por su parte nuestro estado tiene ciertas singularidades que fomentan el consumo de alcohol desde temprana edad, aunque existen sus diferencias propias entre la forma de vida urbana y rural, en ambos casos el aumento del consumo de bebidas embriagantes es notorio, aunado por supuesto, a las condiciones de pobreza que padecen 1.5 millones de oaxaqueños, dado que el alcoholismo por marginalidad agudiza las condiciones de rezago y beneficia el surgimiento de otro tipo de conductas nocivas (violencia familiar, desempleo, rezago educativo, etcétera).

"El Alcohol se vuelve una necesidad"

Cabe precisar también como elemento de diferenciación que la falta de servicios médicos en zonas rurales afecta la ya de por sí frágil economía familiar.

Subraya que entre más joven se inicie el contacto con el alcohol el riesgo de desarrollar una adicción aumenta.

“Desafortunadamente el cerebro de un adolescente puede generar una neuroadaptación, es decir que el cerebro asocie el alcohol con una necesidad básica para su desarrollo individual, pero también ha cambiado la tradición que colocaba a los hombres muy por encima de las mujeres, pues actualmente están casi igual en el consumo de bebidas embriagantes”.

Manifiesta que como consecuencia del consumo de alcohol en exceso en menores de edad se presenta una baja de rendimiento escolar, malestar emocional, conducta alimentaria en riesgo, acoso escolar, experiencias de abuso, intentos suicidas, problemas de conducta y su asociación con el consumo de otras drogas.

Por esta razón, los diputados consideran oportuno incrementar la penalidad de manera pecunaria como acción que permita la reducción, atención y disminución del consumo de bebida alcohólicas en menores de edad, toda vez que está es una problemática constante que va en incremento; además, porque el consumo de alcohol en menores de edad es nocivo para su salud y pone en riesgo su vida, como la de las demás personas.