Murieron más de mil niños y adolescentes por homicidio en México durante 2020; 68 en Oaxaca

Agencia Reforma Agencia Reforma

Se estima que durante la pandemia se han registrado, en promedio, 7 víctimas diarias, las cuales eran menores.

En el 2020, el año de la pandemia, mil 219 niños y adolescentes murieron en México por homicidio del crimen organizado, entre ellos, 68 en Oaxaca.

Según el Balance Anual 2020 “El año de la sindemia y el abandono de la niñez en México”, elaborado por la Red por los Derechos de la Infancia en México (Redim), el reclutamiento forzado y la desaparición de niños y adolescentes por el crimen organizado es una realidad en el país.

La Oficina de Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (UNDOC por sus siglas en inglés) y la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) han señalado que los niños son víctimas de diversas violencias por parte del crimen organizado, como reclutamiento forzado principalmente para actividades como el narcomenudeo, el trabajo como halcones o sicarios, el tráfico de drogas y personas, el robo de combustibles y la trata de personas con fines de explotación sexual, trabajo o servicios forzados y explotación laboral.

De esta manera, el Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas reportó a tres mil 225 niños y adolescentes desaparecidas, no localizadas o localizadas en el país, entre el 1 de enero al 10 de diciembre del año pasado.

El 69.4 por ciento de éstas fueron halladas, mientras las otras 988 de cero a 17 años siguen desaparecidas, lo que significa que han desaparecido 3 niñas, niños y adolescentes al día.

Recuento de víctimas

Además, en medio de la pandemia, los niños y adolescentes víctimas de homicidios registran mil 219 casos, lo que se traduce en aproximadamente siete víctimas diarias.

Más de la mitad de los casos, equivalente al 54.7 por ciento, se encuentran en Guanajuato (202), Michoacán (121), México (83), Oaxaca (68), Baja California (57), Jalisco (73) y Chihuahua (63), mientras que las entidades con menos casos son Yucatán (3) y Campeche (1).

De acuerdo con el informe, la actual crisis de derechos humanos y violencia armada generalizada deja al descubierto la falta de coordinación y fragmentación de acciones del Estado mexicano y sus instituciones, propiciando altos niveles de corrupción e impunidad, y el incumplimiento de estos tratados internacionales.

Si bien, el Programa Nacional de Derechos Humanos 2020-2024 y el Plan de acción 2019-2024, puesto en operación del Estado para poner fin a la violencia contra la niñez, representa un avance en la protección, garantía, promoción y respeto de los derechos humanos de niñas, niños y adolescentes, es importante integrar mecanismos nacionales en materia de reclutamiento forzado de niñas, niños y adolescentes.

Actualmente no existe legislación, tipo penal, políticas públicas, diagnósticos del problema, presupuesto, infraestructura y autoridades competentes en la materia, lo que impide atender el problema.

Trata de personas

En este sentido, es importante resaltar que la trata de personas con fines de reclutamiento forzado sólo contempla parte del problema, pues limita la acción del Estado a la utilización de actividades de delincuencia organizada, dejando de lado otros elementos del reclutamiento forzado en términos del Convenio 182 de la Organización Internacional del Trabajo y del Protocolo Facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño, relativo a su participación en los conflictos armados, como por ejemplo su reclutamiento voluntario o forzado, alistamiento y participación en actividades no vinculadas a la delincuencia organizada, etc.

Conforme al documento, el 15 de diciembre de 2020 el gobierno federal presentó el proyecto de Protocolo Adicional para la Búsqueda de Niñas, Niños y Adolescentes (PABNNA), emitido por la Comisión Nacional de Búsqueda (CNB) que cumple con los lineamientos de búsqueda diferenciada establecidos en el Protocolo Homologado para la Búsqueda de Personas Desaparecidas y No Localizadas, publicado en octubre de este año.

La aplicación de este protocolo será un avance significativo para atender la desaparición de niñas, niños y adolescentes al establecer obligaciones claras y procesos efectivos para garantizar la coordinación entre dependencias.

1,219

 Niños y adolescentes murieron en México por homicidio del crimen organizado en 2020.

3,225

Niños y adolescentes se reportaron como desaparecidos del 1 de enero al 10 de diciembre del año pasado.