Arquidiócesis de Tuxtla Gutiérrez llama a no bajar la guardia

René Araujo René Araujo

LA IGLESIA, hizo un fuerte llamado a la conciencia de todos para que no se relajen las medidas de cuidado, para que la sociedad no baje la guardia ante esta situación que parece no tener fin.

La pandemia del COVID-19 nos sigue pegando muy fuerte a todos, especialmente a los más pobres y, como se ven las cosas, esta crisis aún tiene mucho camino por andar. Sin embargo, la posibilidad de algunas vacunas contra esta enfermedad, permite vislumbrar un dejo de esperanza ante tan oscura situación. Son varias vacunas, pero no olvidemos la vacunación de la prevención en una nueva manera de vivir en casa y fuera de casa, vacuna de la que todos somos responsables, mencionó Monseñor Fabio Martínez Castilla.

Derivado de que esta semana las autoridades de salud han ubicado a nuestro estado de Chiapas dentro del semáforo de riesgo epidémico en “amarillo” o riesgo moderado, para el periodo del 18 al 31 de enero próximo; debido a que se ha observado un aumento en la positividad al virus SARS-CoV2 (Covid 19). Dijo que esta medida es un retroceso en todos los sentidos, pues los comercios volverán a la crisis; “Esto significa un retroceso para nosotros en la batalla que como sociedad hemos venido dando en contra de la pandemia”.

Por eso, una vez más, la Iglesia, hizo un fuerte llamado a la conciencia de todos para que no se relajen las medidas de cuidado, para que la sociedad no baje la guardia ante esta situación que parece no tener fin.

“En estos días he pedido a los sacerdotes, ante la situación delicada por el aumento de contagios, que seamos extremadamente cuidadosos en las normas de prevención por la salud y la vida de nuestros fieles y la nuestra. He insistido en que nuestras Celebraciones litúrgicas sean un verdadero ejemplo de cómo debemos cuidarnos todos en casa y fuera de casa. También he hecho hincapié en que no solo debemos orar por los enfermos y difuntos, sino promover el cuidado para que no haya más contagios por imprudencias”, agregó Monseñor.

Así también ha motivado y reconocido a los sacerdotes por todo lo que hacen para fortalecer la fe y la vida en las comunidades. “El valor de la fe en una circunstancia como la que atravesamos es muy grande. Pues desde esa fe, escuchemos la voz de Dios, que es Dios de vida, y nos invita a cuidarnos responsablemente”, apuntó el representante de los sacerdotes.

Finalmente, Martínez Castilla instó a los chiapanecos a continuar con las medidas de prevención, como el uso de cubrebocas y gel antibacterial, evitar los tumultos y no salir de casa si no es necesario, así como fortalecer el espíritu en la oración personal, familiar y comunitaria, porque el caminar juntos uniendo fuerzas y apoyando a los más necesitados, siempre será lo mejor para vencer cualquier obstáculo como esta pandemia. “Sigamos estando atentos y unidos en oración por todos nuestros hermanos enfermos y por sus familiares, víctimas de la pandemia”, reiteró.