Organizaciones manifiestan preocupación ante violaciones a derechos humanos en penales

El Cefereso 13 de Mengolí de Morelos, Miahuatlán es operado a través de un CPS.

Una alianza de organizaciones de la sociedad civil manifestó su preocupación por los atropellos y violaciones a los derechos humanos en los centros federales de reinserción social por Contrato de Prestación de Servicios (CPS).

En un comunicado, informó que la administración del presidente Andrés Manuel López Obrador ha cerrado cinco centros federales de reinserción social en los últimos dos años ante el pago de grandes cantidades de dinero público para su operación y uso, a pesar de haber pocas personas privadas de libertad en sus instalaciones.

Explicó que en el gobierno federal ha pagado hasta ahora 75 mil 661 millones de pesos por esos CPS creados en el sexenio de Felipe Calderón Hinojosa, bajo la supervisión del entonces secretario de Seguridad Pública, Genaro García Luna.

Observó que la administración federal ha trasladado a más de tres mil 500 personas privadas de su libertad de diferentes centros del país a esos centros federales de reinserción social, porque se han mantenido al margen de sus capacidades, tanto de cantidad de personas, como servicios presentados.

Contratos millonarios 

Mencionó que en los traslados, además de generar situaciones de extrema vulnerabilidad para abusos de derechos humanos, causan la transferencia de la pena a sus familiares, pues se ven afectados por los costos para hacer visitas, dar víveres o en los peores casos, la desaparición, tortura y falta de información de la persona privada de libertad.

De esta manera, destacó que si bien la temática de la corrupción denunciada por el presidente López Obrador es importante, no se debe de soslayar de ninguna manera los atropellos y abusos de derechos humanos cotidianos en esos centros federales de reinserción social.

Ante esto, reconoció la intención del gobierno federal de hacer pública la información sobre los contratos millonarios para operar los CPS, después de 9 años en la opacidad, pero no por eso se debe desviar la realidad del sistema penitenciario, como la tortura sistemática, el abuso de prisión preventiva, la reincidencia delictiva, la violencia sexual, la violencia institucional contra las mujeres y las personas de la comunidad LGBTTTQI+, el hacinamiento, el autogobierno, la falta de condiciones de vida digna y las miles de personas alejadas de sus familias por los traslados masivos.

En Oaxaca

El Centro Federal de Reinserción Social (Cefereso), número 13, localizado en Mengolí de Morelos, Miahuatlán de Porfirio Díaz, es operado a través de un CPS.