Una novela, los 90 y la adultez 

GUADALAJARA, Jalisco.- Cuando se acabaron los años 90 toda una era cambió. Quienes fueron jóvenes y adolescentes en ese tiempo todavía añoran las cosas como eran antes. Cada generación de manera cíclica se refiere al tiempo que viví como al mejor de los tiempos y de este mal está lleno el nuevo libro de la escritora tapatía Abril Posas: "Esto No es una Canción de Amor". 

Publicada por Paraíso Perdido, esta novela cuenta la historia de una banda de covers que está aferrada a las grandes canciones que marcaron su época. Se llama "Los Incómodos" y a lo largo del libro junto con Romina van descifrando los otros caminos que son posibles además de la nostalgia. 

Esta historia nació como idea desde hace casi siete años y se publicó a finales de 2020. 
"Me di cuenta de que las bandas de covers son mas interesantes, primero porque tienen menos glamour, porque aunque una banda de rock jamás sea famosa, tienen este sabor de lucha por hacerse un espacio en la escena, por hacer cosas diferentes, y una banda de covers tienen aspiraciones más concretas de ganarse la vida, conformarse incluso, conformarse con no hacer una canción original y solo tocar las que les gustan. Quería hablar de alguien de mi edad que ya se había cansado de buscar el camino de que es lo que quería hacer o en qué quería convertirse y estaba conformándose con lo que ya conocía", contó Abril Posas. 

Darse por vencido antes de luchar es parte del discurso de Romina, la protagonista, que está entrando a una nueva era en la plena adultez y lidiando con la nostalgia de los 90, cuando todo era mejor. 
"Son cosas que nos pasaron a gente que conozco y a mí misma de aceptar las cosas de las que nos tenemos que hacer responsables aunque no nos gusten y que la vida siempre va a pasar aunque nosotros queramos que el tiempo se detenga", dijo la autora. 

La memoria y la nostalgia del pasado, el pánico al cambio ha sido uno de los temas más recurridos de la autora desde su libro de cuentos "El Triunfo de la Memoria", también publicado por Paraíso Perdido.

En esta novela el humor, de quienes no escuchan nuevos géneros o se escandalizan por lo que escuchan los jóvenes hoy en día, es parte esencial de la propuesta narrativa, pero también la ternura y empatía hacia quienes se aferran a lo que los hizo felices en tiempos intensos de cambio y de crisis como los que vivieron los jóvenes de los 90 en México. 

En el fondo el de Romina es un viaje que hacen todos los jóvenes adultos, lleno de incertidumbres financieras, rabia, desasosiego: en fin la vida adulta y su bálsamo, la música, el cine y los afectos.