Se recuerda la importancia de alimentarse sanamente

Por el Covid-19

TUXTEPEC, OAX.-La pandemia que a la fecha se continúa viviendo y que se ha acentuado aún más, dado que el sobrepeso y obesidad afectan a 75 por ciento de los adultos, 36.3 por ciento de los adolescentes y 33 por ciento de menores de 5 años en el país, nos recuerda lo importante hoy en día, que es alimentarnos sanamente y llevar una vida activa, no únicamente para reducir la gravedad de una infección, sino también para prevenir enfermedades que dañan el organismo y nuestra calidad de vida, a edades cada vez más tempranas, como la diabetes o las enfermedades cardiovasculares.

La especialista en nutrición,  Katherine Fuentes Kim, tras señalar lo anterior, destacó que la experiencia que estamos viviendo ante la propagación del virus que ha emergido, puede ser el parteaguas de la conciencia social hacia el autocuidado responsable de la salud, que muchas familias están ya implementando en sus hogares.

Tomando que la incidencia de exceso de peso, tanto en infantes mayores de cinco años, junto con los adultos, provoca que este padecimiento sea la principal causa de enfermedades crónico-degenerativas como hipertensión y diabetes mellitus.

De tal forma que esta pandemia, ha corroborado la importancia de transitar del modelo curativo al preventivo, eje de transformación de los servicios de salud.

De manera que el aumento de personas diagnosticadas con padecimientos crónicos y sus complicaciones que derivan en fallas orgánicas, discapacidades y alta propensión a procesos infecciosos, se originan por llevar una mala alimentación, sedentarismo y estrés, apuntó.

Toda vez que vivir aceleradamente, nos ha llevado a descuidar los principios de una sana alimentación y a condenar a nuestros cuerpos a la inmovilidad y estrés, dando origen a múltiples enfermedades; la realidad de éstas y su impacto en condiciones deterioradas de salud pública, está cobrando la factura a la población del país y del mundo.

Por lo tanto, el confinamiento forzado por la pandemia, ha hecho que comamos de una manera más saludable y se vuelva apostar por una dieta basada en un menor consumo de repostería, carnes rojas y bebidas endulzantes y aumento de vegetales, frutas y verduras.