Diversiones de vida o muerte: ¡siguen las fiestas! En plena crisis de COVID-19 en Oaxaca

La llegada de un nuevo año significó para muchos una oportunidad y la esperanza de poder regresar a la vida, como se conocía antes, tras el cambio radical y los estragos que dejó el 2020 por la pandemia de COVID-19.

Sin embargo, el nuevo coronavirus parece tener más insistencia de la que se esperaba y hasta el momento continúa atacando a la población; pero pareciera que para muchas personas en la entidad, la pandemia no significa algún tipo de riesgo, ya que desde el inicio de este mes, continuamente se han estado celebrando eventos, sobrepasando el límite de asistentes, sin ningún tipo de medida sanitaria e inclusive con el mismo permiso de las autoridades.

Esta situación ha alarmado a la población y a quienes se encuentran cerca de las zonas donde se han llevado a cabo los eventos masivos, pues han llegado a llamar a la policía para que sean cancelados, ya que las aglomeraciones han significado una de las principales causas de propagación del virus SARS-CoV-2.

Recientemente, unos Quince Años que se celebraban en el Club de Leones, ubicado en la colonia Estrella de la capital oaxaqueña fueron suspendidos, ya que los vecinos acudieron al llamado de las autoridades para que el evento fuera cancelado.

Autoridades municipales dan el permiso

Pero la indignación creció cuando comenzaban a anunciarse eventos, los cuales fueron permitidos por las mismas autoridades municipales, como el caso de un evento celebrado en Santiago Amoltepec, el cual fue denunciado por usuarios, quienes afirmaron que se trataba de una fiesta sin sana distancia ni medidas sanitarias en El Huamúchil, una población perteneciente a la región de la Sierra Sur de Oaxaca.

Mediante un video se apreciaba a decenas de personas conviviendo sin ningún tipo de prevención para evitar los contagios.

El evento habría sido avalado por el edil de esta comunidad, quien había sido hospitalizado por COVID-19.  

De la misma manera, anuncios de celebración de jaripeos con motivo de la fiesta anual de la comunidad de Santos Reyes Nopala, ubicado en la región de la Costa, alarmó a los usuarios, ya que reportaron que las autoridades habían otorgado el permiso y se limitaron a exigir solo el uso de cubrebocas.

Posteriormente, varios videos fueron difundidos en redes sociales de uno de los jaripeos que se anunciaron, el cual se llevó a cabo el sábado 9 de enero. Muchos señalaban que se podía apreciar a cientos de asistentes sin cubrebocas y aglomerados tanto en las gradas, como en los espacios para bailar.

Quienes han presenciado eventos organizados cerca de sus comunidades y usuarios que denuncian fiestas sin medidas de prevención mediante redes sociales, afirman que se trata de una situación preocupante, ya que al encontrarse Oaxaca en Semáforo Epidemiológico naranja, existe mayor probabilidad de que se acelere el incremento de contagios si estos eventos siguen realizándose.

Usuarios expresan diferentes opiniones

“Justo por eso se llenan los hospitales”, comentan usuarios.

Y es que se han reportado otros eventos de la misma índole en distintas regiones de Oaxaca y en municipios conurbados.

“Desgraciadamente, en muchos pueblos de la Sierra también están anunciando e invitando a sus bailes de festividades anuales”, comentó un seguidor de NVI.

“Aquí, en Mitla, las autoridades han hecho bien su trabajo en cuanto a no permitir organización de eventos masivos ni fiestas religiosas; nomás que sí hace falta aplicar sanciones o algo por el estilo, porque si no, justo sigue habiendo gente que no hace caso a los comunicados del municipio”.

Recientemente, una enfermera del municipio de Ocotlán de Morelos comentó para NOTICIAS, que a pesar de las defunciones por el virus y el aumento de contagios en el municipio, la gente sigue  acudiendo a fiestas y no se hace nada al respecto.

“He llamado al 911 para que vengan a cancelar las fiestas, pero me dicen que ellos no pueden hacer nada, que debe hacerlo la autoridad municipal”, lamentó la enfermera.

"Yo creo que hacer una fiesta, una reunión con amigos o familiares o una salida innecesaria, es el mayor acto de egoísmo que he visto; estamos en un momento donde la decisión de dónde ir, qué hacer y a quién ver, son decisiones de muerte, y no solo la propia, sino la de terceros y lo más importante de nuestros seres queridos”, expresó un ciudadano capitalino.

Aunque en su mayoría, los comentarios de la gente apuntan a que es responsabilidad de cada quien el asistir a eventos grandes, otros también opinan que mucho tiene que ver la organización de los eventos con los sectores que en estos días se encuentran vulnerables ante la crisis económica. 

“Entiendo también que hay sectores que han sido severamente afectados desde el inicio de la pandemia y pues ya llevamos más de 10 meses; entonces, si les sale la oportunidad de trabajar, la van aprovechar porque o se mueren de COVID o se mueren de hambre; pero viéndolo por el lado del personal de salud, pues están todos agotados, pienso que corresponde a las autoridades de salud manejar esta situación”, compartió un seguidor de NVI.

9

de enero celebraron un jaripeo con cientos de asistentes sin medidas sanitarias

566

nuevos casos de COVID-19 se registraron del 9 al 11 de enero en Oaxaca

97

municipios reportan nuevos enfermos de coronavirus