Detectan señal de radio desde Ganímedes, la luna helada más grande de Júpiter

No es de extraterrestres, afirman

La sonda Juno sobrevolaba por Ganímedes, la luna helada más grande que tiene Júpiter, cuando detectó señales de radio, aunque afirman que no se trata de vida extraterrestre. 

A 50 kilómetros por segundo la región polar de Ganímedes fue que detectó una señal de radio. Pero aunque se pensaría desde un principio de que podría tratarse de otro tipo de vida, confirmaron que se trata de una señal natural y fue provocada por electrones que "oscilan a una velocidad menor de la que giran, lo que hace que amplifiquen las ondas de radio muy rápidamente", ha explicado Patrick Wiggins, embajador de la NASA en Utah, según recoge El Confidencial.

"El proceso se llama inestabilidad del maser del ciclotrón (CMI). Los electrones que generan la señal de radio también pueden causar auroras en el espectro ultravioleta lejano, un fenómeno también observado por la cámara en Juno", ha señalado Wiggins. A esta amplificación también se la llama "emisión de radio decamétrica".

Ganímedes y la sonda Juno

Ganímedes es un satélite helado, pero bien podría ser un planeta si orbitara alrededor del Sol. Mide 5.000 kilómetros de diámetro, por lo que es incluso más grande que Mercurio, que tiene un diámetro de 4.879,4 km. Además, cuenta con un campo magnético, como la Tierra. Y se cree que en su interior, bajo el hielo inicial, podría haber un mar de agua salada.

Juno es una misión dirigida por la NASA y la segunda de su programa New Frontiers. Fue enviada al espacio el 5 de agosto de 2011 desde el Centro Espacial Kennedy y puso rumbo a Júpiter, su objeto de estudio. Por el momento la misión sigue activa mínimo hasta julio de este año. ¿Podría Juno darnos más información interesante sobre Júpiter y sus satélites?

El año pasado ya tuvimos una situación similar cuando se pensó que podría haber vida en Venus. Aunque no contamos con que haya vida en Ganímedes, sí puede haberla en otras zonas del sistema solar, como pueden ser Marte, Europa, Encelado y Titán. Aunque no será la vida inteligente que imaginamos, sería interesante encontrarla fuera de la Tierra.