Hasta luego, Carlos Román, fotógrafo y amigo de Oaxaca

Su labor periodística le permitió registrar los momentos históricos

Víctima de una vieja enfermedad que minó su cuerpo pero nunca ese espíritu festivo, solidario y  bondadoso que siempre le caracterizó, ayer falleció Carlos Román Velasco López, fotógrafo de esta casa editorial.

Cubrió durante mucho tiempo la fuente de sociales, por lo que se convirtió en el fotógrafo consentido de los eventos de las familias oaxaqueñas, pero también a la par, en 27 años que laboró para esta empresa, sumó, día con día, una labor periodística que le permitió registrar los momentos históricos más importantes de Oaxaca en los últimos años.

Una de estas experiencias fue la toma de las instalaciones de NOTICIAS en el 2005 por parte del gobierno de Ulises Ruiz Ortiz, y me permitió acercarme a su historia personal y profesional.

En una de esas tardes aburridas del obligado encierro, Carlos Román, llamado cariñosamente “El Panela”, desgranó retazos de su vida, no exenta de tristezas, pero también de muchos logros en la comunicación.

Así, supe que provenía de una familia de origen muy humilde, por lo que desde pequeño ingresó a trabajar a una fábrica que producía aceite para lámparas y propiedad de la familia Torres Barriga, en las calles de 20 de Noviembre.

Entre risas comentaba que apenas tenía 15 años pero ahí supo lo que era ganarse el dinero y, también, la forma de gastarlo.

Una noche, después de una pesadilla, recordó a su maestro Dimas Rodríguez Galindo, reportero gráfico de El Imparcial, quien le enseñó los secretos del arte de la fotografía y lo invitó a colaborar en ese diario.

Olvidé los pormenores del encuentro inicial, pero me consta la gratitud que siempre guardó Carlos Román a su maestro Dimas.

Otra tarde narró su llegada a NOTICIAS, Voz e Imagen de Oaxaca, alrededor de 1994, donde ingresó para consolidar su carrera periodística.

Era común entonces verlo encima de su moto recorrer las calles de la ciudad para registrar el acontecer cotidiano, sin faltar sus visitas a hoteles y restaurantes a fin de tomar las fotos para las páginas de sociales.

Entre las múltiples vivencias, recordaba mucho la vez que después de acudir a la casa de una señora de sociedad para tomarle algunas fotografías, fue atacado por los perros que vigilaban el lugar, de tal manera que terminó en el hospital.

“El susto todavía me hace sudar”, solía decir entre risas cuando refería la anécdota. La agresión sufrida lo mantuvo fuera de circulación por lo menos tres meses.

"¡Si salgo yo, salimos todos!" 

En ese encierro obligado en el año 2006 y de que fueron objeto 30 trabajadores de NOTICIAS, conocí también su solidaridad con los compañeros del periódico, porque una vez que los esbirros del gobierno tomaron las instalaciones de este diario y sabiendo que sufría de diabetes, le propusimos solicitar a los agresores que lo dejaran salir, a lo que se opuso terminantemente.

“Yo me quedo aquí; sí salgo yo, salimos todos”, expresó sin aspavientos, pero con convicción.

De tal manera que “el Panelita” estuvo encerrado con nosotros un mes completo, por lo que algunas personas, al conocer su caso -por la cobertura televisiva que hicieron de la agresión los canales 2 y 7- acudieron a las instalaciones del diario, enfrentando a los testaferros para lanzar jeringas y frascos de insulina que tanto necesitaba Carlos Román para paliar su enfermedad.

Una risa enorme nos provocó observar cómo se puso nervioso cuando Eduardo Fortis le inyectaba la insulina para superar una de las crisis de hiperglucemia que lo agobiaron en pleno encierro.

Responsable de su extensa familia, Carlos Román trabajó hasta que las fuerzas del cuerpo le fueron suficientes, porque comentaba que para lograr una mejor condición de vida sus hijas habían migrado a los Estados Unidos y, por tanto, se había hecho cargo de sus nietos, a los que intentaba educar y hacerlos hombres y mujeres de bien.

Ayer martes, a las 4:00 horas, Carlos Román sucumbió a la enfermedad que durante años lo aquejó, a poco menos de un mes del fallecimiento de su esposa que enfermó de COVID-19.

Que ambos descansen en paz.

27 años laboró para NOTICIAS, VOZ E IMAGEN DE OAXACA

2006 año en que fue retenido junto a otros 29 trabajadores dentro del edificio de NOTICIAS

Además de cubrir las noticias, laboró en la sección de Sociales

Este martes falleció, a un mes de que su esposa también perdiera la vida.