Plasma Shingo Tameso el color de la grana cochinilla durante su estancia en Oaxaca

La pandemia lo dejó varado en la Verde Antequera
CARINA PÉREZCARINA PÉREZ

La vibración es vida y, la que cobra el carmín de la grana cochinilla sobre los papeles que utiliza el artista japonés Shingo Tameso, es la expansión de este pigmento aplicado a papeles elaborados a mano. La coincidencia que marcó la estancia de este creador en Oaxaca por varios meses, se debe a la pandemia, pero no todo es casualidad y esta producción se corona como la conjunción idónea para su búsqueda.

Becado por el gobierno japonés para hacer residencia artística de un año en México, Shingo Tameso en un inicio pensaba viajar por todo el país, pero debido a la contingencia por la COVID-19, tuvo que cambiar de planes. Oaxaca le significó no solo la oportunidad de trabajar en su nueva producción, sino también de descubrir todo acerca del color nocheztli, como se le llama al pigmento de la grana cochinilla y el cual en su país llaman Enji. 

Con este nombre tituló su exposición, la cual reúne una serie de papeles y grabados, mismos que son la convergencia de grana cochinilla, agua y las fibras naturales de los papeles. Previo a la apertura de la exposición en el restaurante Kintaro, conversamos con el artista, quien tiene muy buena impresión de los jóvenes artistas oaxaqueños y de la ciudad, que lo ha cobijado durante los últimos meses, aun cuando continúa la pandemia. 

Sobre los procesos de Shingo Tameso y la idea de exhibir arte en este restaurante japonés, conversamos también con Alelí Hernández, coordinadora de las actividades de Kintaro Galería y Taro Zorrilla, director general de Kintaro. 

Alelí Hernández contó el por qué es importante considerar el arte en un espacio como Kintaro: “Los espacios son grandes, amplios y los restaurantes están en una dinámica distinta a un centro cultural; generalmente no aprovechan los espacios que tienen y aquí pensamos que estaría bonito hacer actividades, exposiciones, pláticas, tenemos la idea de hacer una sala de cine y actividades en torno al arte y la cultura”. 

Desde hace un par de meses que volvió a abrir el restaurante, debido al semáforo epidemiológico, ya estaba programada esta exhibición. Aunque dedicados a mostrar el arte contemporáneo de oaxaqueños, en esta ocasión se abrieron para mostrar esta propuesta elaborada al cien por ciento en Oaxaca. 

Taro Zorrilla destacó que para él es muy importante encontrar la unión entre la gastronomía y el arte: “El acercamiento de Shinto fue más sencillo porque además de utilizar aplicaciones de técnicas japonesas, lo hace con materiales mexicanos, como la grana cochinilla como color, el papel amate, de ceiba y kozo, hechos aquí en México. El que utilice solo estos materiales, nos da una conexión de por qué vino aquí a hacer esta producción”.

El encuentro de Shinto Tameso con la grana cochinilla fue en el año 2008, en su primer viaje a México; desde ahí buscó venir a Oaxaca y ahora decidió quedarse en la ciudad para trabajar esta exposición. 

Vibraciones carmín y púrpura

Al recorrer la exposición "Enji, Grana cochinilla", la guía es el color vibrante, esa gradiente de carmines a púrpuras. Shingo Tameso compartió que lo que más le gusta es la expansión de colores, esas tonalidades que impregnan los papeles, mismos que dependen de la humedad y carga de color.

“El tinte se expande de diferentes formas y mi forma de trabajar es buscar el color ideal en estas expansiones; por eso mis obras se hacen grandes. En la aplicación utilizo pinceles, voy colocando colores, sólo uso cochinilla, agua y papel, así que mi obra es el encuentro de estos elementos, sencillamente. Las obras son el resultado del encuentro de colores y su colocación en lugares estratégicos. Es cuanto al grabado, la aplicación de este tinte requiere mucho trabajo técnico para que salga como yo quiero. El resultado es el flujo de los colores de la cochinilla”.

“Enji es el color de la cochinilla, en japonés; es un nombre tradicional para denominar este color que sí reconocemos, parecido al púrpura”.

Taro Zorrilla

+DE:

Shingo Tameso es un artista japonés que presenta esta exposición en Kintaro, como proceso de su estancia en Oaxaca, México, durante el 2020. Utilizó técnicas de la pintura japonesa con materiales mexicanos; usa la grana cochinilla como tinte y el papel que utiliza es el amate, la ceiba y el papel kozo hecho en México.

¿Cuándo y dónde?

En curso, hasta finales de febrero, en Allende 316, Centro.