Municipios de Oaxaca en pobreza, más vulnerables al COVID-19

Mario Jiménez LeyvaMario Jiménez Leyva

Algunas personas no tienen acceso a información sobre los cuidados contra el coronavirus.

La COVID-19 está presente en los municipios donde el vínculo con la pobreza es mayor, como en los 50, cuyo rango alcanza a más del 84 por ciento de la población. En conjunto reportan 162 casos activos, incluyendo Santos Reyes Yucuná, donde el 99.9 por ciento de sus habitantes carecen de lo indispensable para poder vivir.

De los dos mil 457 municipios que conforman el país, el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) identifica, con datos de la Secretaría de Salud Federal al 17 de diciembre, que mil 156 municipios tienen casos activos.

Santos Reyes Yucuná se ubica en la Mixteca oaxaqueña y cuenta con mil 380 habitantes que viven en pobreza o pobreza extrema. Su primer contagio de COVID-19 se notificó en julio pasado en una joven de 17 años que requirió hospitalización y cinco mes después se reportó un segundo caso en una mujer de 33 años que se reporta al día de hoy como recuperada.

Para el investigador de la Unidad Pacífico Sur del Centro de Investigación y Estudios Superiores de Antropología Social (Ciesas), Salomón Nahmad y Sittón, entre mayor pobreza haya en una comunidad la posibilidad de mortalidad es mucho más alta.

“Los contagios de COVID-19 pueden darse en cualquier lugar, pero en el caso de las comunidades con mucha pobreza el asunto se vuelve más delicado por las insuficiencias, sobre todo alimenticias en la infancia, y la carencia de resistencia biológica por la desnutrición”, aseguró en entrevista.

Resistir la pandemia

Si bien “es más fácil que la Ciudad de México o Tijuana tenga más contagios que las comunidades serranas y aisladas, de cualquier manera es bien importante que estas comunidades estén prevenidas para resistir la pandemia”. 

Además, “la parte más débil del sistema de salud de México la representan las comunidades más pequeñas y los municipios más aislados, donde casi no hay infraestructura ni personal de salud preparado que pueda orientar a la población, menos  en su lengua originaria”.

El también consejero académico de la Coneval reflexionó que “curiosamente” entre la población hablante de lengua indígena es entre quienes se localizan los focos más duros de la pobreza extrema, nivel mediante el que se clasifica a quienes no tienen la capacidad económica mínima para tener una canasta básica de alimentos.

“De por sí tienen muchos problemas de salud, si aparece una gastroenteritis por el agua que consumen se genera un problema de enfermedad comunitaria el impacto de una enfermedad como la COVID-19 contra la que se batalla hasta en los mejores hospitales del mundo puede ser mayúsculo”, agregó.

En apariencia sobre esta pandemia hay información diaria que sin la preparación académica de por sí cuesta mucho trabajo entender por la complejidad de la enfermedad, situación que se agrava en comunidades monolingües.

A la par, consideró que será en las comunidades más pobres y alejadas de México donde la vacunación no será rápida, por lo que deben apostar por sus mecanismos de defensa como el cierre de sus accesos a personas ajenas a la comunidad.

 

De los seis municipios más pobres en Oaxaca

  • Santos Reyes Yucuná (99.9% de población en pobreza): Dos casos confirmados y de éstos uno está activo.
  •  
  • San Miguel Yotao (97.3% de población en pobreza): Un solo caso y está activo.
  •  
  • San Juan Bautista Tlanichico (95.8% de población en pobreza): Un sólo caso que esstá activo.
  •  
  • San Juan Bautista Atatlahuca (95.7% de la población en pobreza): un caso activo de 7 confirmados.
  •  
  • San Felipe Usila (94.2% de la población en pobreza): un caso activo de 6 confirmados.
  •  
  • San Lucas Ojitlán (93.5% de la población en pobreza): un activo de 42 y nueve defunciones.