Pandemia cierra el telón tras vaciar los cines en Oaxaca

Protocolos han sido insuficientes para evitar la ausencia de clientes

Con la nueva normalidad, son muchos los sectores del comercio que han tenido que adaptarse a las condiciones que, en coordinación con las autoridades, se implementan con el objetivo de resguardar la integridad y la salud de la ciudadanía.

El uso obligatorio de cubrebocas, la toma de temperatura y la limpieza de calzado, por lo menos en los cines, no ha garantizado que la gente acuda con total confianza y seguridad, por lo que estos establecimientos, a poco más de 3 meses de su reapertura, continúan luciendo vacíos.

Además de la restricción de horario, que los orilló a trabajar después de las 13:00 horas, dejando olvidadas por completo las famosas matinées (funciones a temprana hora, como las 10:00 am), los cuatro complejos distribuidos en la capital y la zona conurbada “condicionan” el ingreso de la gente si no se cumple con el protocolo de sanidad.

Esta situación, en parte, aseguran visitantes, es uno de los elementos que contribuyen a que muchas personas opten por no acudir, pues el hecho de que la contingencia sanitaria siga activa representa un riesgo latente al que se expone la gente a cambio de un rato de diversión y esparcimiento.

“Vamos a la primera, que es la de las 3, me parece, que es una de las primeras, porque nos explicó el chico de la entrada, el que está tomando temperatura y demás, que ahorita solo están trabajando después de la una y algunas salas. Entonces pues aprovechamos que está medio vacío y que es temprano”, comentó Anahí sobre su visita a conocido cine ubicado en una plaza comercial de la capital.

Al corroborar la información con un trabajador del establecimiento, éste confirmó que, efectivamente, el complejo se abre a las 13:00 horas, por lo que ya no hay funciones antes del medio día. “No (abren antes), a la una, después de la una ya empiezan las funciones, ahorita no hay matinées”, señaló.

Por otra parte, NVI Noticias realizó un recorrido por la zona de taquillas, en dulcería y en la cafetería, en el cual se pudo constatar que si la gente no lleva cubrebocas, no hay ingreso. Solo opera una taquilla, debido a que hay poca afluencia; las largas filas de dulcería desaparecieron y sólo hay 3 cajas despachando refrescos, nachos, palomitas y demás alimentos.

En la cafetería y las mesas del lobby del cine no hay gente, solo un vehículo de exhibición al público y máquinas tragamonedas que lucen solitarias. La realidad del cine en la nueva normalidad es de desolación.

Otros asistentes, como Abril y Sergio, señalaron que desde que se reabrieron los complejos han acudido varias veces pero han cambiado por completo su rutina, pues aunque el establecimiento garantice que el aire de las salas se renueva cada dos horas y que está totalmente sanitizada, sigue habiendo riesgo.

“Ya con esta, tres (veces), creo, pero no es lo mismo. Las salas vacías, entra poca gente, adentro hay asientos separados de dos en dos; dos sí, dos no. También antes veníamos temprano, regularmente, pero ahorita con lo de la pandemia lo que hacemos es venir, compramos los boletos y hasta la última función, ya tarde, a esa entramos, para que haya menos gente o nadie”, comentó la joven.

En el mismo sentido, su acompañante declaró que aunque puede llegar a ser un poco “incómodo” todo el protocolo sanitario para ingresar al cine, es necesario cuidar la propia salud y la de los demás. Igualmente reconoció que causa extrañeza ver tan vacío un lugar que antes siempre estaba “a reventar”.

“Pues yo creo que no nada más aquí sino en todos lados a los que va uno y que te piden a fuerza el cubreboca; ya es hasta incómodo pero si no no te dejan pasar. Entonces pues yo creo que eso mismo hace que la gente, que ya está medio harta y dice ‘ya chole’ con la pandemia, pues no venga, la verdad. Y ve, ahorita está solo, esto antes estaba a reventar, llenísimo, la fila para las palomitas, los nachos, daba vueltas, ahorita pasas en 5 minutos. Solo vive en nuestra memoria”, aseguró entre risas.