Guelaguetza decembrina no es viable; la situación es alarmante para Oaxaca: Silva Romo

La entidad se acerca a los 2 mil muertos por COVID-19, destacó

Este año será muy difícil que se celebra la Guelaguetza decembrina porque los enfermos a causa de la pandemia de COVID-19 aún son numerosos y los riesgos de contagio se mantienen, afirmó el diputado de la Comisión Permanente de Turismo de la 64 legislatura, Luis Alfonso Silva Romo.

“En este momento sería inadecuado; debemos hacernos a la idea de que en 2020 no habrá la tradicional fiesta oaxaqueña, porque una concentración de este tipo representa posibles contagios y la verdad es que cada vez nos enteramos más de personal médico infectado y, desde luego, de la ciudadanía en general”.

El representantes popular por Morena manifestó que el alza de contagios pone en riesgo de colapso al sistema de salud en el estado y aseveró que, aunque es importante la visita de turistas a Oaxaca y la derrama económica, la prioridad es preservar la vida de las personas.

“Por eso en el Congreso se aprobaron reformas a la Ley Orgánica Municipal para sancionar hasta con la revocación del mandato de concejales, a quienes permitan, autoricen o promuevan alguna actividad masiva que vaya en contra de las medidas preventivas establecidas por las autoridades de salud en esta situación de crisis sanitaria; y las concentraciones masivas van en contra de la salud”, dijo.

El legislador local recomendó al Gobierno del Estado que este año no se lleve a cabo la Guelaguetza y, por el contrario, que se difundan de manera virtual las tradiciones y bellezas oaxaqueñas.“Finalmente la Guelaguetza, en su vocablo indígena originario, significa dar entre hermanos y ahorita cuidarnos, es precisamente dar a los hermanos”.

Comentó que incluso la autoridad municipal de Oaxaca de Juárez ha suspendido toda actividad masiva por las fiestas de Navidad y Fin de Año, “porque la verdad es que es alarmante lo que estamos viviendo por la epidemia de COVID-19, ya casi se llega a la cifra de 2 mil muertos y la autoridad municipal de la capital del estado ha sido muy responsable al no permitir las concentraciones, porque  si bien ya estamos viendo la luz al final del túnel, aun hay que culminar con las medidas preventivas este año; ya vendrán tiempos en que podamos  celebrar nuestra cultura, fiestas y tradiciones”.

Apaga pandemia fiestas más importantes

La crisis sanitaria provocada por la pandemia de COVID-19 que sigue saturando hospitales y registrando defunciones en la entidad, hace prever que la Guelaguetza decembrina anunciada por las autoridades del gobierno estatal para realizarse este fin de año se pospondrá para un mejor momento.

Hasta este día el Hospital Regional de Alta Especialidad, el Hospital Civil Doctor Aurelio Valdivieso y el Hospital “Presidente Juárez” del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) se encuentran saturados de pacientes con la enfermedad, en tanto el Hospital General de Zona Número uno del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) carece ya del equipo necesario para tratar el coronavirus.

Además hasta el 3 de diciembre Oaxaca contabilizaba mil 953 fallecimientos por la enfermedad, por lo que resulta casi imposible que el semáforo del COVID-19 alcance el color verde en los próximos días.

El 13 de junio del año en curso el gobernador Alejandro Murat Hinojosa, después de concluir el periodo de aislamiento voluntario al que convocó para mitigar la propagación del coronavirus, anunció la suspensión de la Guelaguetza y planteó la posibilidad de llevar a cabo la fiesta étnica de los oaxaqueños en el mes de diciembre, en caso de que el semáforo de riesgo epidemiológico lo permitiera.

En esa ocasión, expresó: He decidido que se posponga la Guelaguetza y estaremos evaluando llevar a cabo actividades de Guelaguetza en el mes de diciembre, si el semáforo permite eventos masivos.

Posteriormente, el 29 de octubre, el secretario de turismo Juan Carlos Rivera Castellanos descartó que la Guelaguetza pueda celebrarse en diciembre.

Advirtió que existen pocas posibilidades de que una actividad como esta sea permitida por el semáforo epidemiológico.

Temporada decembrina 

A pesar de ello, el 25 de noviembre, el funcionario estatal afirmó que la temporada decembrina podría dejar una derrama económica de 300 millones de pesos para la ciudad de Oaxaca, con una ocupación aproximada del 50 por ciento.

Aunque puntualizó que estas cifras son conservadoras toda vez que debido a la pandemia es incierta la llegada de turistas a la entidad oaxaqueña.

Manifestó que en este año es atípico por la pérdida de las temporadas vacacionales importantes de Oaxaca, como la Semana Santa, el verano y la Guelaguetza; por tanto, el siguiente mes será de esperanza para el sector

Explicó que la temporada decembrina se divide en tres etapas, la primera iniciará entre el 16 y 18 de diciembre y termina el 24, asimismo la siguiente será después del 26 con la llegada de un turismo más masificado; y, la última temporada, comienza el primero de enero y el tipo de turismo tiene más poder adquisitivo.

Bajo estas condiciones estima una derrama de 300 millones de pesos para la ciudad.

Sin embargo, esta cantidad es menor a la recaudación de la Guelaguetza, que en el año 2019 dejó una derrama económica de 423 millones de pesos, por la visita de 121 mil turistas.