Pronostican familias una Navidad austera por contingencia de COVID

Además de la reducción de salarios y los gastos
Emilio Morales Emilio Morales

La situación económica actual que vive la sociedad oaxaqueña tras los meses de contingencia sanitaria en los que las actividades productivas se pausaron, muchos negocios cerraron sus puertas y sectores como el comercio y el turismo resultaron afectados, es una de las más severas que se recuerde.

Cuando la pandemia por COVID-19 alcanzó a Oaxaca, en el mes de marzo, el escenario que se vive hoy en día era el último en la lista de probables para todas las personas, que han visto cómo la alerta se mantiene a pesar que han pasado 9 meses ya desde el comienzo de esta ‘pesadilla’.

Aún más difícil, e incluso triste, se torna la situación al ver que ya es diciembre y que los festejos de Navidad, Año Nuevo y Día de Reyes no serán, por muchas razones, ni siquiera la mitad de los de años anteriores. Entre los motivos por los que 2020 será diferente, destaca la crisis económica.

“Pues ahora sí que va a estar difícil porque hubo gastos ahorita que bajó el trabajo; no se sacó lo que normalmente se saca por lo mismo de la pandemia y pues vamos a tener que amarrarnos un poquito, medir los gastos y ahorrar, sobre todo, porque ahorita no estamos como para andar gastando en lujos”, platicó Rocío, madre de familia, respecto a cómo vislumbra la temporada de celebraciones por el fin-inicio de año.

Para las  familias, las fiestas con muchos asistentes, con comida en abundancia y con cuetes, piñata y demás amenidades, quedarán de lado debido a los estragos que la contingencia sanitaria sigue causando en la entidad.

 

“Hasta ahora sigue esto y no se ve para cuándo, entonces pues mis papás, mis suegros pues no pueden salir, no pueden venir y si les decimos que vengan o vamos a verlos pues es una irresponsabilidad. Creo que ahorita lo mejor es cada quien en su casa, tranquilos y pues ya, el otro año será”, añadió.

De los regalos, ni hablar. “No somos casi de regalar, de comprar cosas; ahora imagínate con esto… si antes que a lo mejor se podía no lo hacíamos, ahora que no se puede pues menos”.

Casos distintos también los hay, como el de José Antonio, que ve en esta época de celebración y de fiesta la oportunidad ideal para dejar atrás, aunque se por unos días, todo lo que ha pasado en este 2020, marcado por la pandemia y la partida de seres queridos, así como otros sucesos que marcaron el año.

“Yo creo que sí sirve ¿no?, aunque para distraerse, para olvidar un poco todo lo que fue este año, mano. La pandemia, temblores, muertes de familiares, conocidos, amigos, vecinos… La verdad, gracias a Dios pues tenemos salud, trabajo y no la hemos pasado tan mal. Ahora sí que más que nada por los niños, que son los que a veces pues no entienden por qué no van a la escuela, por qué no hay clases, por qué no ven a sus compañeritos o por qué murió tal persona. Ya a estas alturas pues aunque sea que nos endeudemos, el chiste es olvidar un poco todo el caos del año ¿no?”, aseguró entre risas.

Respecto a los probables regalos que se entregarán en su familia, el entrevistado dijo que “lo más seguro es que sea una computadora, una tablet o algo que les sirva; juguetes ya no, ya están medio grandes y pues más ahorita ¿no?, que están con lo de las clases en línea y todo es por internet, pues algo que les sirva”.

 

Por otra parte, hay quienes buscarán hacer rendir el aguinaldo de cara a la recta final del año y, lejos de gastar en cosas que son propias solamente de estas fechas, su intensión será prevenirse ante una inminente continuidad de la situación actual.

“El aguinaldo ahorita es lo que principalmente nos ayuda en estas fechas porque se vienen gastos, que la comida, los regalos y pues hay que hacerlo que rinda o que dure porque ahorita como está la situación pues no estamos para andar tirando el dinero a la basura. Mejor hay que ver qué va a pasar el año que viene, si esto va a seguir igual y pues a estirarlo lo más que se pueda”, comentó Mariana sobre los gastos de estas fechas.

Cabe señalar que hasta  el momento, según las autoridades federales, la contingencia se mantiene latente, por lo que no es recomendable llevar a cabo reuniones multitudinarias y restringir las celebraciones de Nochebuena y Año Nuevo.