Movilización por supuesto feto, resultó ser el cadáver de un perro enterrado con sus juguetes

Gran movilización policiaca se registró minutos antes de las 12.00 horas de ayer en las riberas del Atoyac a 100 metros del Puente Bicentenario de la Ciudad de Oaxaca.

Reportaron que había un cadáver envuelto en una cobija, la cual sobresalía en la banqueta.

Al lugar se presentaron elementos de la Policía Estatal de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), quienes realizaron el acordonamiento correspondiente de la zona, al ser el primer respondiente.

Posteriormente, elementos de la Agencia Estatal de Investigaciones (AEI), arribaron al lugar, quienes estuvieron en espera de peritos de la Fiscalía General de Justicia del Estado (FGJE), para en caso de ser un feto, como se había reportado, iniciar las indagatorias correspondientes.

La carretera fue cerrada para evitar que fuera contaminada la zona, lo cual provocó el enojo de automovilistas, así como decenas de diableros y comerciantes que necesitaban pasar por la zona para dirigirse al mercado de Abasto.

Tres horas después llegaron los peritos, quienes se dirigieron al lugar donde supuestamente se encontraba enterrado el feto, y después de realizar el protocolo correspondiente, con sorpresa se percataron que se trataba del cadáver de un perro que fue enterrado con sus juguetes, y que fue envuelto en una cobija la cual quedó al descubierto por otros canes que pasaron por el lugar.