A 3 años del crimen feminicida de Jennifer sigue sin sentencia; la madre de la víctima busca justicia

Le roció gasolina y le prendió fuego

Cuando en junio de 2017 E.R.A fue detenido por el presunto delito de feminicidio de Jennifer Angélica Antonio Carrillo, Xóchiquetzatl Carrillo López, madre de la joven de 17 años, nunca imaginó que demoraría la sentencia y enfrentaría amenazas para amedrentarla.

"Han sido 3 años sin un destello de luz al final del abismo, tres años de dolor, de lágrimas arrancadas del coraje y la impotencia, “pero no me van a vencer, no me van a cansar. No descansaré hasta que sea castigado con la pena máxima”, afirma.

El 27 de febrero de 2017, Jennifer fue prendida con fuego luego de ser rociada con gasolina en Matías Romero. La joven fue trasladada al hospital en donde, tras un mes de agonía, falleció. Prófugo durante cien días, el presunto feminicida fue detenido en junio de 2017, en Tijuana, Baja California, señalado como responsable del delito de feminicidio agravado.

“La Fiscalía y la Secretaría de la Mujer en todo momento me han brindado apoyo, están al pie del cañón, ayudando, pero ese individuo cambia a cada rato de abogado. Eso no sé quién lo permite, cuál es el derecho que él tiene al cambiar de abogado a cada rato. Eso ha entorpecido la sentencia. Ya cumplió 3 años en la cárcel sin una sentencia, en una no quiso llegar porque tenía miedo, miedo no sé de qué”, explica Xochiquetzatl.

Xochiquetzatl y su madre Eloísa López han sido blanco de amenazas de muerte por el hecho de buscar justicia. Recientemente recibieron una carta firmada por un presunto Cartel de la muerte. Debido a lo anterior las autoridades han brindado medidas de seguridad que no han logrado inhibir este tipo de hechos.

“Estos 3 años sin Jenni han sido difíciles porque la familia de ese hombre se ha encargado de decir que fue mi hija la que se había quemado a ella misma. Que nosotros sólo estamos sacando publicidad para obtener algún beneficio”.

“Si no hay justicia no va a haber paz en mi corazón. Mi vida cambió bastante. Su hijo, a veces, me pregunta si hay teléfono en el cielo para hablar con su mamá porque él sabe, él vio lo que su padre hizo a su mamá”, señala y que el pequeño recibe terapias psicológicas ante la escena que presenció.