Ley de Aguas, perversa por ser una interdependencia del derecho humano al agua, señalan activistas

Emilio Morales PachecoEmilio Morales Pacheco

Aseguran que la “Ley Mata Flores” pareciera estar trabajada a las sombras, pues no contempla ciertos principios fundamentales.

La propuesta del diputado federal panista Mario Mata Flores para mantener vigente la actual Ley de Aguas Nacionales con algunas modificaciones no atiende el mandato de la reforma constitucional, donde dispone una nueva legislación con un carácter transversal y una interdependencia del derecho humano al agua, afirmó la abogada del Centro de Derechos Indígenas Flor y Canto, Maira Olivo Paz.

Durante una conferencia de prensa virtual de activistas sociales en defensa de los derechos indígenas, los recursos naturales y el medio ambiente, la representante jurídica afirmó que la ahora conocida “Ley Mata Flores”, se ha convertido rápidamente en un foco de atención por ser perversa.

“Es perversa porque pretende por otorgar agua a las empresas para la producción de bienes e incluso, estipula un límite inferior a lo propuesto por la Organización Mundial de la Salud, a la que una persona debe tener acceso para sus necesidades básicas”, anotó.

Además, observó que la “Ley Mata Flores” deja de lado a las iniciativas de ley más humanas, pertinentes y surgidas desde la sociedad civil, especialmente la Iniciativa Ciudadana de Ley General de Aguas.

“Actualmente el territorio nacional está lleno de conflictos que se relacionan con la ley de aguas nacionales, por lo que resulta pertinente tanto para las personas como para la sociedad civil organizada trabajar para obtener mejoras y a la par establecer un dialogo con el nuevo gobierno para que se concreten las promesas de transformación y justicia social”, indicó.

Mientras tanto, el director operativo del Centro Mexicano de Derecho Ambiental (Cemda), Francisco Xavier Martínez Esponda subrayó que la “Ley Mata Flores” pareciera estar trabajada a las sombras, pues no contempla ciertos principios fundamentales.

“Una ley general de aguas debería ser tratada bajo la guía de varios principios constitucionales, el principio pro-persona, la pluriculturalidad, la prevención y la sustentabilidad”, asentó.