Así sobrevive el oficio de cartero en Oaxaca, a pesar de la tecnología

La bicicleta sigue siendo uno de sus principales medios de transporte.

A pesar de la presencia de la tecnología, el oficio del cartero sobrevive y se les puede ver a bordo de bicicletas o motocicletas, entregando en su mayoría paquetes, cartas y en algunas ocasiones tarjetas de felicitaciones.

El cartero Sergio Pérez, quien lleva 20 años trabajando en este oficio, confiesa que cuando comenzó a utilizarse el internet y los nuevos dispositivos de comunicación temió que el Servicio Postal Mexicano (Sepomex) cerrará; no obstante, éste continúa.

Él afirma que esto se debe a que las empresas privadas de paquetería no tienen el alcance que Correos de México sí, pues pueden entrar a distintas comunidades, que de acuerdo con Fidel Pérez Morales, gerente Postal Estatal de Oaxaca, cubren el 98 por ciento del estado.

A bordo de su bicicleta, en la que llega a cargar hasta 50 kilos de cartas, revistas y paquetes, recorre su ruta que abarca las principales calles del Centro Histórico donde ha conocido a muchas personas y ha encontrado amistades.

Recuerda que al inicio de su vida laboral llevaba cartas y tarjetas las cuales aumentaban durante festividades como Navidad, Año Nuevo y Día de las Madres, pero actualmente éstas entregas ya casi no se hacen.

“Ahora entregamos los recibos de los servicios como teléfono, luz, revistas y durante la pandemia la entrega de paquetes provenientes del extranjero es lo que más transportamos”, señala.

Cambio de rutina y pandemia

El cartero confiesa que durante la pandemia por la COVID-19, el trato de los usuarios ha cambiado, pues ahora sanitizan las cartas, mantienen la distancia y no pasan varios minutos platicando como antes.

Además, detalla que su trabajo también cambió, pues comenzaron a laborar cada dos días y ahora tienen dos horarios para evitar que haya aglomeraciones en la oficina de reparto en la Alameda.

Al entrar a las oficinas, cada trabajador tiene su “pichonera”, lugar en el que se organizan los sobres y paquetes, por lo que algunas todavía están llenas, ya que el primer grupo entra a las 7 de la mañana y el otro a las 9.

Sergio Pérez describe que al llegar a una oficina o domicilio, el destinatario lo recibe con un sanitizante y gel antibacterial, lo cual garantiza la seguridad de ambos.

Comparte que el trabajo de Sepomex se ha mantenido y más durante la contingencia sanitaria, esto gracias a que también han actualizado sus servicios y por el uso de paquetería, ya que diariamente reciben hasta 3 toneladas de paquetes.

El cartero afirma que su oficio “es una labor bonita, pues van dejando huella”, además de que hay personas que se interesan por dedicarse a esa labor.

 De usuarios a amigos

Don Sergio relata que lo que más le gusta de su trabajo es convivir con las personas que han llegado a convertirse en amigos a quienes ve diario y que aunque no tengan ninguna entrega, aprovechan para platicar un rato.

“En este trabajo convivimos con mucha gente. He conocido profesionistas, políticos; a mucha gente que luego me ve y se toma el tiempo para saludarme o platicar de lo que esté pasando en ese momento o de lo que salga”, comenta.

Comparte que había una profesora a la que siempre le entregaba cartas y en una ocasión al llegar a su casa, la encontró en el piso ya que se había caído y no dudó en auxiliar.

 Robos y bloqueos

Ni Sergio, ni sus compañeros, se han escapado de los bloqueos ni de la delincuencia que hay en las calles, pues relata que también tienen que padecer estos imprevistos en su trabajo.

“Yo ando en bicicleta así que no es tanto problema porque los manifestantes me ven uniformado y sí tienen consideración para darme el paso. Lo que sí me ha pasado es que me han robado la bicicleta”, confiesa.

Recuerda que durante el conflicto magisterial de 2006 en la capital oaxaqueña, hubo ocasiones en las que no lo dejaron pasar, pero después de un diálogo en el que ambas partes mantuvieron respeto uno por el otro, llegaron al acuerdo de permitirle el paso todos los días.

En cuanto a la delincuencia, comparte que en el caso de sus compañeros, les han tocado situaciones en las que los asaltantes les quitan sus polilops, un dispositivo con el que escanean los códigos de barras al entregar los paquetes.

“Yo creo que piensan (los asaltantes) que son celulares, pero sólo sirven para eso, para escanear los códigos de barras”, señala.

 

En total

43 carteros en la capital oaxaqueña

 

La jornada

3 toneladas diarias de paquetes recibe Sepomex

50 kilos de paquetes y cartas transportan los carteros en bicicleta o motocicleta

2 horarios durante la pandemia: 7 y 10 de la mañana

 

Correos de México

98 % de cobertura en el estado

 

“Ahora entregamos los recibos de los servicios como teléfono, luz, revistas y durante la pandemia la entrega de paquetes provenientes del extranjero es lo que más transportamos”.

Fidel Pérez Morales, gerente Postal Estatal de Oaxaca.

 

“Yo ando en bicicleta, así que no es tanto problema (los bloqueos). Lo que sí me ha pasado es que me han robado la bicicleta”.

Sergio Pérez, cartero.