Consumidores, propensos a caer en abusos y ofertas engañosas por falta de cultura de denuncia

Profeco pide a consumidores estar alerta

Muchas veces los consumidores ven sus derechos violados por los proveedores.

En Oaxaca, y en el país, gran parte de la sociedad no conoce sus derechos como consumidor y a la hora de adquirir un bien, un producto o contratar algún servicio, se encuentran propensos a que se cometan atropellos en detrimento de su economía.

Esta situación deriva la mayoría de veces en el más común de los escenarios, en donde el consumidor sufre un abuso o alguna omisión por parte del vendedor o proveedor y, por la idea de que el trámite o el proceso pueden ser tardados, prefiere no iniciar con su denuncia y abstenerse de un ‘pleito’ largo.

Esto no es más que el reflejo de la falta de cultura de la denuncia por parte del consumidor, que muchas veces realiza transacciones sin saber que detrás de estas hay un mundo de condiciones, cláusulas o apartados que podrían, en determinado caso, favorecerle para hacer valer sus derechos.

“Hay grupos de población que están informados, que tienen acceso a redes, a información, que conocen sus derechos y que están acostumbrados también a alzar la voz, a denunciar vía redes sociales, a través de los mecanismos oficiales o a través de una llamada telefónica. Generalmente estos consumidores conocen su derecho a la información, a la libre elección o perciben cuando hay un abuso en contra de los consumidores”, señaló María de Lourdes Santiago Cruz, titular de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco) en Oaxaca, respecto a la falta de cultura de la denuncia en la entidad.

De igual manera, aseguró que “también hay una gran masa de población consumidora que desconoce que tiene derecho por ejemplo a que se le entreguen las condiciones previas de información, términos de los contratos, precios, condiciones de la oferta y que no están acostumbrados a que se les informe de manera previa. Muchas veces las personas prefieren no someterse a un procedimiento que consideran engorroso y omiten realizar la queja o la denuncia”.

En ese sentido, la confianza que la sociedad tiene en las instituciones, como ha quedado de manifiesto a lo largo de las años con estudios acerca de impunidad y omisión, es casi nula. Incluso son muchas las personas que, a través de encuestas y sondeos, aseguran que la ineptitud e incapacidad de las instancias que velan por el bienestar de la gente, las llevan a no creer en ellas.

Ante ello, la delegada de la Profeco en Oaxaca manifestó que, desde su trinchera, busca abonar a cambiar esta tendencia, hasta ahora, negativa.

“Nosotros lo que estamos promoviendo es que las personas conozcan sus derechos, derecho a la información, todas las condiciones deben ser previamente informadas, el precio, calidad, condiciones de venta y el derecho a la libre elección. Nadie nos puede condicionar dónde comprar o no y para eso tenemos que informarnos bien para elegir de la mejor forma”, dijo.

Y añadió que “hay un gran trabajo por hacer, educativo, en cuanto a derechos del consumidor y no solamente al momento de realizar una transacción comercial, ver que no haya situación de fraude, que la empresa esté establecida, etcétera, sino también hasta para saber qué consumir y cuándo”.

En el camino de educar a la gente para lograr que la cultura de la denuncia permeé entre la sociedad oaxaqueña, los obstáculos han sido muchos y las herramientas de las que la procuraduría se ha valido han sido limitadas. Sin embargo, el objetivo de que la ciudadanía conozca y ejerza sus derechos, es lo que mueve a la dependencia a continuar con su labor.

“Hay todavía un buen trabajo por hacer y nosotros estamos en eso. Antes de la pandemia teníamos las pláticas de manera presencial, capacitando a los grupos, hablándoles de sus derechos que tienen al consumir y también elaborando tecnologías domésticas como la elaboración del gel antibacterial, el jabón líquido para manos o algunas conservas de alimentos para que se puedan aprovechar mejor”, contó la delegada.

Finalmente, resaltó la dificultad que implica conseguir el objetivo de que la gente sepa que, como consumidores, tiene derechos. La orografía del estado es uno de los mayores retos a la

“Es bastante complicado, nosotros somos una instancia que no tiene una estructura tan amplia pero nos movemos a las diferentes regiones y también estamos priorizando por la naturaleza del trabajo que realizamos, aquellos núcleos de población donde existe mayor actividad económica y comercial”, concluyó.

 

 

“Nadie nos puede condicionar dónde comprar o no y para eso tenemos que informarnos bien para elegir de la mejor forma”.

María de Lourdes Santiago Cruz, Delegada de la Profeco en Oaxaca.


 

"Muchas veces las personas prefieren no someterse a un procedimiento que consideran engorroso y omiten realizar la queja o la denuncia”.

María de Lourdes Santiago Cruz, Delegada de la Profeco en Oaxaca.