Vuelven paulatinamente las fiestas en Oaxaca con restricciones sanitarias

El sector de los eventos sociales fue de los más afectados por la pandemia.

Debido a que, de acuerdo con las autoridades, la pandemia por COVID-19  sigue activa, las restricciones implementadas desde un principio –sana distancia, uso obligatorio de cubrebocas y confinamiento- también están vigentes, lo cual provoca que sigan las afectaciones a distintos sectores de la sociedad.

Uno de los más azotados fue sin duda el de la organización de eventos sociales y todo lo que eso implica, desde la renta de un salón, la elaboración de banquetes, la banda o el grupo que amenizará la fiesta y los asistentes. El hecho de que se hayan suspendido las congregaciones masivas de personas y que las fiestas sean precisamente eso, no fue una buena combinación.

Incluso ahora, en teoría bajo la nueva normalidad, las personas continúan con el temor de algún contagio o propagación de virus, por lo cual las fiestas y reuniones que se llegan a llevar a cabo se hacen con cupo limitado y restricciones. Incluso, aseguran personas del ramo, que siguen sin poder regresar a trabajar con normalidad.

“No se ve para cuándo. Digo, ya son 8 meses de pandemia y yo veo en el 'face' que hacen reuniones, que se juntan en las casas a los cumpleaños y que ya todo se hace ahora sí que con medidas, con poca gente. Como que hay todavía ese miedo de contagiarse o de que vaya alguien enfermo, no sé, quizá por eso todavía no hemos vuelto a ser requeridos”, platicó Horacio, dueño de un jardín para eventos sociales en la zona de San Agustín Yatareni.

Esto al ser cuestionado sobre si, desde su perspectiva, ve probable alguna posibilidad de retomar actividades como habitualmente lo hacía hasta el pasado mes de marzo, cuando la contingencia sanitaria alcanzó a Oaxaca.

Por otra parte, mencionó que si bien apoya las decisiones oficiales para contribuir al bien de la salud social, le parece un tanto injusta la situación, pues asegura su economía y la de su familia dependen en mayor proporción de lo generado por el alquiler del jardín.

“Creo que sí fueron muy cuadrados en ese sentido. Yo por ejemplo veo que el futbol nunca se suspendió y se sigue jugando. Sí, no hay público pero hay mucha gente involucrada; acá pasa igual, se pudieron adecuar las medidas para que no dejáramos de trabajar pero la decisión de las autoridades fue de tajo sin mirar las consecuencias. Imagínate si no tuviera yo mi trabajo o mi esposa su trabajo y dependiéramos exclusivamente de esto”, mencionó.

De igual forma, reveló que desde que comenzó la pandemia, en marzo, hasta el pasado mes de julio, no tuvo ni un solo evento, incluso tuvo que dialogar con varios clientes que ya habían hecho reservación para sus fiestas y que al ver la situación optaron por solicitar una devolución de su dinero.

“Es algo que nunca te imaginas que vaya a suceder, no te levantas y dices ‘bueno, voy a alistarme para la pandemia’. Entonces pues justo eso, ese no verlo venir como que hizo que la gente entrara en pánico y lo primero que hicieron fue ‘oye, mi evento es tal día de abril, de mayo y no se va a poder; cancélame y devuélveme mi dinero’, y muchas veces ni por favor. Entonces pues ahí también me descapitalicé porque sí fueron como 7, 8 reservaciones que se cancelaron y tuvimos que hacer reembolso. Con otros sí, dialogamos y lo pospusimos para la misma fecha del año que viene, si es que ya se puede, si no a ver cómo le vamos a hacer”, abundó.

Finalmente, lamentó la situación que empresarios de su gremio viven e hizo un llamado a la gente para que, una vez que las autoridades determinen que ya es posible reunirse, ayuden a que el sector de los eventos también reactive su economía.

“Como te digo, todo fue de un día para otro. Entonces pues igual, ahorita como que la gente por estar pensando en eso se olvidó de nosotros y ya las reuniones son en casas, en departamentos y muy íntimas, con poca gente. Digo, afortunadamente desde julio, agosto más o menos, ya tuvimos tres eventos, con las debidas restricciones obvio y las medidas de la sanitización y demás, además de que fueron no más de 20 personas. Entonces pues sí, ojalá la gente el año que viene pues nos ayude y no se olvide de que una fiesta en un jardín, en un salón, una quinta, luce más”, concluyó.

 

“Como que hay todavía ese miedo de contagiarse o de que vaya alguien enfermo (a las fiestas), no sé, quizá por eso todavía no hemos vuelto a ser requeridos”.

Horacio, dueño de un jardín para eventos sociales.

"Afortunadamente desde julio, agosto más o menos, ya tuvimos tres eventos, con las debidas restricciones obvio y las medidas de la sanitización".

Horacio, dueño de un jardín para eventos sociales.