Bajo los escombros: La queja

CONSULTORIO DEL ALMA, CUENTA CONMIGO

En la nota publicada el miércoles pasado, escribí acerca de un sentimiento que podría atreverme a generalizar en los seres humanos de manera individual, a pesar de que algunas veces el sujeto no crea sentirla; por otro lado, también mencioné que así como de manera individual existe la queja, de manera social o cultural  sucede lo mismo.

Desprovisto de herramientas

Quería intrincarme en dar una explicación de manera detallada de todo lo que sucede a lo largo de la prehistoria y la historia de los seres humanos, desde éste sale del vientre de la madre provisto de un sistema nervioso donde  solamente las porciones inferiores, como el tronco del cerebro y la médula espinal están bien desarrollados y tienen el control del comportamiento del recién nacido; mientras tanto, las regiones superiores que aún son primitivas, se irán desarrollando lentamente, a raíz de las experiencias que el bebé va adquiriendo dentro de su entorno y hay que tomar en cuenta que ese pequeño cuerpo está lleno de inervaciones que le van a provocar sensaciones que le van a producir agrado y desagrado.

Un largo proceso

Tomando en cuenta el largo proceso de desarrollo del niño y el tiempo que tiene que transcurrir para valerse por sí mismo; requiere muchos años de dedicación y cuidados y de las sensaciones de agrado y desagrado, estas van a tener efectos en ese pequeño y comenzará a crear sus maneras de responder en torno a ello.

La necesidad de amor y sentimientos que hieren

Asimismo, comenzará a establecer lazos afectivos con quien le proporciona los cuidados atendiendo sus necesidades; sin embargo, de esa misma persona que le prodigó cuidados y mimos, lo deja un rato porque tiene otras  actividades o por la llegada de otro hermano, con  las primeras prohibiciones o mandatos a realizar lo que la madre considere incorrecto, el obligarlo a realizar una acción que le implique un grado de esfuerzo, y qué tal si la madre le pega por haber hecho una travesura.

 ¿Ustedes creen que exista alguien que no quiera que todo le sea dado? Probablemente hay quien diga yo no.

En una entrevista que le realizó un periodista a Sigmund Freud en un verano de 1939, le preguntaron qué era para él una persona sana, esperando una vasta respuesta; él solo respondió: “Amigo mío, cualquier persona capaz de amar y trabajar.

En el verano de 1939, un periodista le preguntó qué era para él una persona sana, madura e integrada en la sociedad. El periodista, que esperaba un largo discurso, se quedó sorprendido con la brevedad de la respuesta: “Amigo mío, cualquier persona capaz de amar y trabajar".

¿Será que nos falta amar?

Invitación

No te pierdas el primer conversatorio organizado por las psicoanalistas del INEIP, Paradojas de la libertad sexual de las mujeres en la actualidad, el miércoles 25 de noviembre a las cinco de la tarde, por Facebook Live en la página del instituto.

¿Quieres saber más? Pide informes y ¡Hazte escuchar por un psicoanalista del INEIP A.C.!

Síguenos en Facebook: Instituto de Estudios e Investigación Psicoanalítica A.C.-INEIP o llámanos al 951 244 70 06 / 951 285 39 21.