“Hacen feliz a un veterano”: Reconocen a atleta oaxaqueño, César Mayoral García

César Mayoral es promotor de la salud a través del deporte.

No existe mejor reconocimiento que hacerlo en vida. “Es la manera de hacer feliz a un hombre veterano que le gusta el deporte en tiempos de pandemia”, expresó el deportista César Mayoral García.

Acompañado de su esposa Sofía y sus hijos Carlos y César, el doctor Mayoral fue objeto de un reconocimiento por parte de la Asociación de Ciclismo Competitivo y Recreativo del Estado de Oaxaca (ACCREO), que encabeza Mario Ramírez.

El campeón estatal y nacional de ciclismo de montaña en su categoría, recibió un jersey conmemorativo. “En la parte frontal del suéter están sus iniciales y en la parte posterior se muestran sus raíces: la familia como pilar, sus disciplinas deportivas (futbol, ciclismo y atletismo), y el báculo como referencia a su profesión”, expresó Mario.

Emocionado, el doctor agradeció el gesto de Mario Ramírez y su esposa Mary Cruz, porque “en tiempos de pandemia es importante encontrar personas con empatía y sensibilidad que reconocen a quienes intentan contribuir con un granito de arena para mejorar la salud”.

“Y eso es el deporte, es salud en estos momentos complicados”, recalcó el dirigente.

En su oportunidad, el doctor César Mayoral agradeció a las personas que han estado con él en los momentos complicados.

Pero destacó a Sofi, su esposa, porque cuando “nos casamos, yo no tenía dinero para adquirir los libros de medicina y sacaba copias a los documentos para estudiar. Sin embargo, siempre tuve un ángel a mi lado y ella ahorró para comprarme los libros”.

Contagiados por el momento, César abrazó a su hermano Carlos, mientras observaban a su papá platicar parte de su vida.

CON LA FE POR DELANTE

Después, el dirigente de la ACCREO, acompañado de su esposa e hija, ayudó al doctor a enfundarse en el jersey.

Tras una pausa para las fotografías, el campeón nacional de ciclismo de montaña en su categoría, que se realizó en días pasados en Durango, le entregó un Cristo al dirigente del ciclismo oaxaqueño.

“El Cristo bendecido representa la vida más allá de la vida”, explicó César Mayoral.

De igual manera, el doctor mostró la bicicleta con la que participa en las carreras, tomó el manubrio y dijo que esa es su herramienta para promover el deporte y agradeció a Dios por cuidar su bici, porque en ella va su vida.

Un fuerte abrazo con su familia coronó el momento.

También acudieron al homenaje Alberto Bailón, del equipo Bailón Team; Patricia del Carmen Luján, del equipo Barro Jaguar, y Vicente Noriega Betanzos.

“El niño que luchó para vivir”

En el barrio del Ex Marquesado nació un niño con problemas respiratorios. Los médicos no daban muchas esperanzas, porque sufría de manera crítica de los bronquios.

Era César Mayoral, quien se asomaba desde la ventana para ver a los niños jugar futbol. Él, no podía ir porque se fatigaba.

Por las noches, mientras su mamá lo arropaba, le daba una cucharada de jarabe. “Yo le decía que era un jarabe de amor. Eso marcó la diferencia entre vivir o morir”, recordó el doctor César.

Pasó la etapa crítica de la enfermedad y César tuvo el permiso de sus padres para ir a la cancha del Jardín Madero, donde se armaban las retas de futbol.

Poco a poco, César se dio cuenta que correr le daba fortaleza física y podía respirar mejor. A partir de ese momento, jamás ha dejado de hacer deporte.

Ese niño que luchó para vivir, se ha convertido en el mejor promotor del deporte y de la salud.

 

“Sencillo, amigable, espontáneo… Cada día lo conozco más y lo quiero y admiro al doble”.

Alberto Bailón, al referirse al doctor César Mayoral