Tesla formará parte del S&P 500 de Wall Street, los índices bursátiles más importantes de EU

Tesla, el fabricante de automóviles eléctricos propiedad de Elon Musk, dio un paso gigante hacia la respetabilidad de primera clase este lunes, al ser nombrado uno de los índices bursátiles más famosos del mundo en una acción que ampliará enormemente su base de inversores, de acuerdo con información de Bloomberg.

El anuncio de que Tesla ingresará al S&P 500 el 21 de diciembre sigue a meses de especulación y un revés temporal, luego de que las acciones no lograran realizar el recorte durante el reequilibrio trimestral del índice a principios de septiembre.

La anticipación ha ayudado a impulsar un rally de casi cinco veces en las acciones este año, lo que hace que el vehículo eléctrico con sede en Palo Alto, California, sea el pionero en la compañía más grande que se haya agregado al indicador, con casi 390 mil millones de dólares de valor de mercado.

También será uno de los componentes más influyentes del índice con una ponderación similar a la de Berkshire Hathaway, Johnson & Johnson y Procter & Gamble.

Es tan grande que S&P Dow Jones dijo que está buscando comentarios de la comunidad inversora para determinar si Tesla debe agregarse de una vez o en dos partes separadas. La compañía que el fabricante de autos eléctricos reemplazará en el índice se nombrará más adelante, dijo el proveedor del índice.

Las acciones de Tesla subieron hasta un 9.8 por ciento a 448 dólares en las operaciones extendidas de Nueva York por la noticia.

Si bien la entrada en el índice de referencia es un rito de madurez que puede atenuar parte del atractivo de las acciones de Tesla, la membresía viene con beneficios, que incluyen compras forzadas por parte de inversionistas y fondos mutuos.

La inclusión y el rápido repunte en el precio de las acciones de Tesla en los últimos meses significan que los administradores de dinero que supervisan los fondos pasivos tendrán que vender decenas de miles de millones de dólares en acciones en sus tenencias del S&P existentes para dar cabida a Tesla.

Por otro lado, los inversores de larga data que buscan salir de sus posiciones ahora pueden intentarlo, sabiendo que los fondos indexados tienen que comprar.

Estas corrientes cruzadas pueden significar una mayor volatilidad comercial, aunque eso no es nuevo para Tesla. Desde que se hizo pública en 2010, la popularidad de la compañía entre los acólitos de Musk y las legiones de operadores diarios la ha convertido en una de las acciones más volátiles de su tamaño en Estados Unidos. Una base de propiedad más estable e institucional podría ayudar a aliviar esos cambios.

Estilo poco ortodoxo

Tesla ha consolidado su posición como el principal fabricante de automóviles eléctricos a nivel mundial, a pesar de que la competencia se está calentando lentamente. Ha superado desafíos que incluyen dificultades de producción a veces severas, una tasa de quema de efectivo masiva y preocupaciones sobre la demanda de vehículos a batería en una industria dominada por automóviles a gasolina.

A mediados de septiembre, Tesla reportó una quinta ganancia trimestral consecutiva, lo que calmó a los críticos que cuestionaban su capacidad para ganar dinero.

De hecho, solo se necesitó que Musk insinuara las ganancias del segundo trimestre -el cuarto trimestre rentable consecutivo de la compañía- en una carta a los empleados a fines de junio para provocar un aumento de 66 por ciento en las acciones en un lapso de 17 días hábiles. Los resultados marcaron el último requisito para la inclusión en el S&P 500.

El alto precio de las acciones de la compañía también llevó a Tesla a dividir sus acciones en un intercambio 5 por 1, una medida destinada a hacerla más accesible para los inversionistas individuales. Las acciones comenzaron a cotizarse en forma dividida el 31 de agosto.

Unirse a uno de los clubes más exclusivos del mundo es una validación para Musk y su estilo de gestión poco ortodoxo. Sus principales lugartenientes son poco conocidos y rara vez se ponen a disposición de los medios de comunicación o los inversionistas, y Musk corteja la controversia como pocos capitanes corporativos.

Ha peleado con analistas de valores, ha fumado marihuana durante una entrevista, y los reguladores de valores lo han demandado por fraude por tuits que afirman que tenía “fondos asegurados” para privatizar la compañía.

También se ha quejado más de una vez de que el precio de las acciones de Tesla es demasiado alto. Pero eso no ha disuadido a los inversionistas.

Tesla ha aprovechado esa buena voluntad de los inversores con múltiples ofertas de acciones secundarias en la última década, recaudando US$14.000 millones hasta febrero y otros US$5.000 millones en septiembre. Eso le ayudó a financiar el desarrollo de nuevos vehículos y expandir rápidamente la capacidad de fabricación.

Aspiraciones globales

La última misión de Musk es convertir a Tesla en un actor global en mercados como Asia y Europa. El fabricante de automóviles abrió recientemente una planta en Shanghái y está construyendo una fábrica en Berlín, que Musk visitó esta semana para reunirse con funcionarios locales. Tesla también tiene una segunda planta en construcción en EU cerca de Austin, Texas, que se espera que amplíe el rango modelos de la compañía para incluir una camioneta llamada Cybertruck.

Musk tiene la intención de consolidar la ventaja de primer movimiento en el mercado de vehículos eléctricos a medida que toda la industria automotriz cambia para adoptar los motores eléctricos, y la valoración de su compañía al 13 de noviembre era mayor que las de Volkswagen, Toyota y General Motors combinadas.

Si bien los inversores recompensan a Tesla por dominar el mercado mundial de automóviles eléctricos, la demanda sigue siendo una pequeña fracción de las ventas de vehículos nuevos, lo que representó menos de 3 por ciento de las ventas en EU el año pasado. Eso presenta muchas oportunidades de crecimiento, pero ilustra el desafío de hacer que los automóviles que funcionan con baterías sean una opción más convencional.

Aun así, el reciente éxito de la compañía y su floreciente valoración también han obligado a destacar todo el espacio de los vehículos eléctricos, lo que provocó un aumento en las acciones de varios nuevos participantes, algunos de los cuales aún tienen mucho camino por recorrer antes de que comience la producción.

Las acciones de la china Nio subieron 44 por ciento en octubre, y la compañía actualmente tiene un valor de mercado mayor que el de GM.