Parachicos callarán sus chinchines; sin Fiesta Grande de Chiapas en Enero

Daniela Grajales Daniela Grajales

GUADALUPE RUBISEL GÓMEZ NIGENDA, patrón de los parachicos mencionó que tiene en claro que una de sus funciones es cuidar y velar por el cuidado de sus parachicos.

Daniela Grajales Daniela Grajales

En los meses de mayo y junio los chiapacorceños experimentaron los momentos más dolorosos y tristes, pues familiares, amigos, vecinos y conocidos perdieron la vida a causa del COVID-19.

La tarde de este miércoles el patrón de los Parachicos dio a conocer que no participaran en la Fiesta grande de Chiapa de Corzo, cabe resaltar que es la primera vez que cancelan esta festividad en honor a San Antonio Abad, los Parachicos rinden homenaje a este Santo y son tan arraigados a sus fiestas patronales que el 16 de febrero de 2009 fueron declarados como Patrimonio cultural inmaterial de la Humanidad por la UNESCO.

Guadalupe Rubisel Gómez Nigenda, patrón de los parachicos mencionó que tiene en claro que una de sus funciones es cuidar y velar por el cuidado de sus parachicos, y todos los que participan en la fiesta de enero, así como los santos tutelares, “nuestra fiesta es su compromiso proteger a la gente”, en este contexto dijo sería una imprudencia realizar la fiesta como tradicionalmente se hace, un peso que no podrá cargar en su conciencia por un arrebato del corazón, por lo que tristemente dio a conocer que este año los parachicos no tienen licencia para salir a bailar.

“Y si algún parachico o participante de la fiesta se enferme y se muera, y enferme a su familia por querer bailar, por lo anterior se ha tomado la difícil y dolorosa decisión en consenso con la junta de festejo del señor de esquipulas, los tres priostes de San Antonio Abad, el viejito, el nuevo y el consagrado que este año los parachicos no saldrán a bailar”.

Remarcó que no fue una decisión fácil, pues este personaje que representa la alegría, de los chiapacorceños esperan todo un año para danzar y mostrar al mundo las tradiciones del pueblo.

“La participación de la fiesta de enero no fue tan fácil decidir una postura por eso nos hemos tardado un poquito, aunque otros grupos ya se han pronunciado en la no participación de la fiesta nosotros hasta ahorita nos estamos pronunciando para darle la información”.

Por lo que convocó al pueblo chiapacorceño que en este acto de responsabilidad ante las familias no exponerse y así no llevar a los hogares el dolor, el miedo la incertidumbre y la muerte que provoca el COVID-19.

Desde la plaza del Parachico, apuntó que esta situación es para tomar cartas sobre el asunto de lo que nos está pasando, no es la única festividad que se ha suspendido, recordó que el día de muertos, de las peregrinaciones de la Virgen de Guadalupe, las fiestas locales como la de San Vicente Ferrer donde se baila el caballito de Nandayuli, el jueves santo donde se danza del calala, la fiesta de Santo Domingo de Guzmán donde se lleva a cabo la representación de alferes y nahuares.

Puntualizó que la fiesta de enero desde hace varios años perdió su carácter íntimo que hoy es considerada la fiesta más grande del estado y eso atrae  a visitantes de todas partes tanto locales, nacionales como del extranjero y la conglomeración de esta actividad provoca es un potencial con foco de contagio.