Sonia, una mujer policía de alto rendimiento

Se integrará al Grupo Urbano de Fuerzas

Sonia es una mujer policía de alto rendimiento. Es la única—de siete mujeres—que logró concluir la capacitación y adiestramiento especial en la última generación para integrase al Grupo Urbano de Fuerzas Especiales (GUFE) de la Policía Municipal de Oaxaca de Juárez.

Desde la secundaria, Sonia tenía la ilusión de enrolarse en las filas del Ejército Mexicano, donde alguna vez estuvo integrado su padre.

Sin embargo, por diversas circunstancias no pudo cumplir su sueño y se dedicó al estudio.

Hace nueve años, cuando se formó en la Policía Municipal de Oaxaca de Juárez el Grupo de Operaciones Especiales (GOE), ella estaba por concluir la secundaria. Nunca imaginó que un día sería integrante de ese grupo de fuerza de tarea de la policía capitalina.

Sonia logró terminar el bachillerato y luego iniciar la carrera de licenciatura en administración de empresas turísticas, la cual terminó de manera satisfactoria y logró titularse.

“Aún con mi carrera, me seguía llamando la atención pertenecer al Ejército, para ese entonces, mi papá ya era policía municipal y le pedí que me dejara ingresara a la policía, ya que no pude cumplir mi sueño de ser militar”, cuenta.

Fue así como hace un año, ingresó a la Policía Municipal de Oaxaca de Juárez. Parte de su sueño se estaba cumpliendo.

Sonia cuenta que la mejor decisión de su vida la tomó en el mes de febrero de este año, cuando ingresó al Curso Básico del Grupo Urbano de Fuerzas Especiales.

“Mi papá me dijo que lo pensara, que el curso era muy pesado y especialmente para hombres, ya que la capacitación es rigurosa”, indica.

Sin pensarlo tanto, decidió inscribirse. Ella y seis mujeres más se enrolaron en el curso que se realizó en terrenos del municipio de Cuilápam de Guerrero.

“Fueron siete semanas, yo fui la única que culminé el curso y con eso logré cumplir mi sueño de ser una policía de élite. Las mujeres podemos, todo es cuestión de voluntad y fuerza”, cuenta orgullosa.

Sonia relata que es un orgullo como mujer, como madre y como policía, el pertenecer al Grupo Urbano de Fuerzas Especiales.