Comerciantes de máscaras y disfraces, otras víctimas de la pandemia por COVID-19

Para 2020 había varias novedades en cuanto a disfraces; todo quedará para después.

Trajes, disfraces, máscaras, túnicas y artilugios como trinches, colmillos, vendas y hasta cuchillos de plástico, cuelgan tímidamente afuera del local de Daniel, que como todo comerciante debe ofrecer al público los productos de temporada.

Originalmente es una papelería y tienda de regalos; sin embargo, la cercanía del Día de Muertos ha convertido el local en una opción más para encontrar todo lo relacionado con los atuendos que suelen usarse en estas fechas.

Comparado con otros años, dicho por el mismo Daniel, “ahora no hay mucho movimiento”. Y es que la complejidad de la situación en que la sociedad a nivel mundial se encuentra sumida por la pandemia por coronavirus (COVID-19), parece que va para largo.

“Ya estos días normalmente es cuando más (venta de disfraces) hay, ahorita por lo mismo de esto del COVID pues no ha habido y creo que ni va a haber. Se cancelaron las muerteadas, no habrá festivales en las escuelas ni desfiles… entonces pues así estamos”, contó el entrevistado (sic).

"Todo un año de terror"

Fue el pasado mes de marzo cuando la pandemia alcanzó a Oaxaca y se comenzaron a implementar estrictas medidas para evitar la propagación del virus. Las actividades en donde se registrara congregación masiva de gente quedaron suspendidas hasta nuevo aviso.

Pero el "nuevo aviso" no ha llegado y este 2020 ha sido el que más eventos cancelados ha dejado, por lo menos en la entidad. Las Placitas Españolas, La Samaritana, La Semana Santa y por supuesto La Guelaguetza, así como ahora el Día de Muertos, son solo algunas de las víctimas de la COVID-19.

“Más bien el año ¿no?, ya ni siquiera estos días, todo el 2020 parece de terror, de película asiática. No hubo ventas por 10 de mayo, ni del Día del Niño, ni ahora con el regreso a clases… teníamos la esperanza de que para Muertos quizá esto ya habría pasado, pero mire, sigue igual”, narró Daniel.

En ese sentido, hace alusión a la cancelación de las muerteadas, comparsas, calendas y todo tipo de fiestas que se realizan en estos días en el marco de la celebración en memoria de los fieles difuntos.

Para muestra el distrito de Etla, considerado por muchos como "el epicentro muertero" y en donde las autoridades de los distintos municipios que lo conforman decidieron prohibir las tradicionales fiestas multitudinarias.

Esa situación, por supuesto, dejó sin clientes a los que viven de la venta de disfraces. “Pues es como todo, porque por ejemplo allá en Etla, pues son más de hacer sus disfraces, de maquillarse o de crear sus trajes. Nosotros los vendemos ya hechos, las máscaras, pero aún así eh, nada de venta”, explicó el comerciante.

La señora Eli, que también habilitó su puesto en la zona de Santa Cruz Amilpas, fue más allá al asegurar que la pandemia a los comerciantes fue a los que más afectó, pues al comercializar productos de temporada cerca de cada fecha importante, las pérdidas son cuantiosas.

“Imagínese si le invierte uno todo a esto… pues ahí se va a quedar. Por eso mejor con mi esposo decidimos comprar poco, calabacitas para los niños, papel picado para el altar, unos cuantos maquillajes y párale de contar porque ¿y si no sale?”, dijo.

"Aunque sea un poquito"

A pesar de lo adversa que luce la situación de cara al Día de Muertos en plena pandemia y cambios en el semáforo epidemiológico en el estado, los comerciantes coinciden en que no hay peor intento que el que no se hace y buscan sacar aunque sea algo, un poquito en estas fechas.

“Ya, ya está el tiempo encima, pero bueno, dicen que no hay peor lucha que la que no se hace ¿no? y pues aquí estamos, ojalá que se venda algo, primero Dios pues alguna máscara, un traje o alguna cosita a la mera hora va a buscar la gente y pues aquí estamos”, afirmó Daniel.

Por su parte, doña Eli lamentó la situación y manifestó sus deseos por que la situación cambie en los próximos meses y en el año siguiente.

“Ojalá, ojalá porque si no, a ver cómo le vamos a hacer; pa’l otro año vamos a estar celebrando pero allá con ellos, con los muertos”, concluyó entre risas.

 

“Todo el 2020 parece de terror. No hubo ventas por 10 de mayo, ni del Día del Niño, ni ahora con el regreso a clases… teníamos la esperanza de que para Muertos quizá esto ya habría pasado pero mire, sigue igual”.

Daniel, comerciante

 

“Imagínese si le invierte uno todo a esto… pues ahí se va a quedar. Por eso mejor decidimos comprar poco, calabacitas para los niños, papel picado para el altar, unos cuantos maquillajes y párale de contar porque ¿y si no sale?”.

Eli, vendedora