Desalentar la denuncia de mujeres víctimas de violencia, vicio activo en el Cejum de Oaxaca

Quienes acuden a interponer su denuncia, no han tenido fácil acceso a los servicios.

El desaliento de la denuncia, así como el condicionamiento de servicios a la interposición de una denuncia formal, fueron parte de los vicios detectados por el Observatorio Ciudadano de Centros de Justicia para las Mujeres plasmado en el reporte “Violencia en Espera de Atención, Los Centros de Justicias para las Mujeres frente a la Crisis por la COVID-19”.

Durante la evaluación realizada al Cejum de Oaxaca, se detectaron casos como el de Patricia, quien al acudir por orientación debido a la violencia familiar que vivía, con argumentos que reforzaban estereotipos de género, el orientador intentó disuadirla.

“Patricia refiere que su atención en el edificio fue rápida, pero que no pudo entrar a las instalaciones del Cejum, pues al contarle al orientador que tenía conflictos con su pareja y quería asesoría, él le dijo que era muy joven y simpática y que mejor tratara de resolver sus problemas en su casa. Ella considera que fue poco ético lo que hizo el orientador”, detalla el informe.

De la misma manera indica que las usuarias identificaron una limitante importante para acceder a los servicios que tienen que ver con que el Cejum, que se ubica dentro de las instalaciones de la Fiscalía por lo que el personal encargado de la recepción y orientación de usuarias condiciona el acceso al Cejum a la interposición de una denuncia e incluso, en algunas ocasiones, desincentiva la entrada.

“Preocupa ver que el primer filtro para quienes acuden a la Fiscalía y al Cejum sea el personal que no cuenta con una formación especializada con perspectiva de género en atención a víctimas, pues ello deja en una desprotección total a las mujeres y niñas víctimas de violencia. Al no ser aplicado el protocolo de atención enfocado justamente en permitir el acceso a la justicia de manera pronta y expedita a esta población en particular, no sólo se refuerzan los estereotipos que tales protocolos buscan erradicar, sino que también se siguen vulnerando los derechos de estas mujeres y niñas”, indica el documento publicado en la página de Equis Justicia para las Mujeres.

En este sentido -agrega- las mujeres que lograron entrar al Cejum lo hicieron gracias al acompañamiento de las activistas, quienes a través de llamadas telefónicas o escritos abordaron a la directora del centro.

Las usuarias que obtuvieron la atención mediante esta vía, expresaron durante la construcción del informa, que de esta manera obtuvieron atención inmediata, con trato amable además de que se garantizó un seguimiento oportuno a la carpeta de investigación.

Por otro lado, “las usuarias del Cejum de Oaxaca también expresaron que han tenido limitantes para dar continuidad a los servicios de psicología y actos de investigación debido a la contingencia por COVID-19, ya que estos servicios no se están prestando por otros medios más que el presencial”.