"Amar a Dios para cambiar al mundo": Arzobispo de Antequera-Oaxaca

Arzobispo Pedro Vázquez Villalobos llama a ser más humanos y sensibles

El pastor religioso sostuvo que quienes peregrinan por este mundo vinieron a vivir el amor al Señor.

El arzobispo de Antequera-Oaxaca, Pedro Vázquez Villalobos pidió ayer a los católicos amar a Dios para poder amarse a sí mismos y a sus semejantes y de esta manera, hacer el mundo más humano.

 “Usted está haciendo felices a todas las personas con las que se encuentra, porque el que dice amar a Dios con todo su corazón, con toda su mente, con todo su ser, está haciendo lo mismo con todas las personas”, asentó.

En la homilía de la misa dominical oficiada en la catedral de Nuestra Señora de La Asunción, el pastor religioso sostuvo que quienes peregrinan por este mundo vinieron a vivir el amor a Dios, el amor a su prójimo y el amor a sí mismo.

“Si usted me dice que está amando a Dios con todo su corazón, con toda su mente, con todo su ser, le agradezco que me ame a mí. Gracias por amarme, gracias por valorarme, gracias por respetarme, gracias por amar a Dios en mi persona”, anotó.

Por eso, llamó a amar a los que viven en su entorno, en su familia, en su trabajo, en su oficina, en su taller, en su comunidad, en su pueblo. “Bendito sea Dios que esas personas que le conocen a usted, que conviven con usted, que se encuentran con usted, reciben su amor y son felices al sentirse amados por usted”, añadió.

Sin embargo, subrayó que quien duda del amor divino hacia su persona, va a dudar con facilidad del amor de los demás hacia ellos y terminará convertido en un egoísta.

“No dude del amor divino, para que usted se sienta amado por Dios y corresponda a todo ese amor divino, amor infinito, de parte de Dios a su persona y ustedes, por amor a Dios, vayan al encuentro con los demás y los ame. ¿Por qué tantas injusticias? ¿Por qué nos queremos aprovechar de los demás? ¿Por qué los humillamos? ¿Por qué somos tan injustos, a veces?”, agregó.

Ante esto, llamó a los creyentes amar a Dios con todo su ser, con todo el corazón y con toda la mente, para cambiar este mundo y hacerlo más humano y más sensible.

“Ámese usted, valórese. Usted es grande ante los ojos de Dios. Alégrese por lo que es y por lo que hace, aunque sea lo más humilde. Si usted piensa que sólo son grandes e importantes los que tienen autoridad, los que tienen dinero, los que tienen títulos, esos son los grandes. Pregúntele a nuestro Señor, quiénes son los grandes y le va a decir ‘el que quiera ser grande, que sea el último y servidor de todos’. Sirva a su familia, sirva a sus amigos, sirva a las personas, ahí está su grandeza”, terminó.

 

"Si usted piensa que sólo son grandes e importantes los que tienen autoridad y dinero, pregúntele a nuestro Señor y le va a decir ‘el que quiera ser grande, que sea el último y servidor de todos’".

Pedro Vázquez Villalobos, Arzobispo de Oaxaca