Panaderos de Oaxaca reducirán su producción para Día de Muertos por pandemia

Emilio Morales PachecoEmilio Morales Pacheco

El tradicional pan de muerto podría verse afectado por la cancelación de eventos, señalan panaderos.

El Día de Muertos está a la vuelta de la esquina y, a causa de la contingencia sanitaria por el coronavirus (COVID-19), una de las mayores fiestas tradicionales en Oaxaca está a punto de verse afectada en esencia, pues además de que se suspendieron las veladas, las muerteadas y cualquier fiesta relacionada a la fecha, hay una crisis en la venta de productos alusivos.

Entre estos se encuentra el pan de muerto, uno de los íconos de estas fechas para los oaxaqueños, que gustan de acompañarlo con chocolate de leche o café y ponerlo en los altares como pilar de la ofrenda hacia los fieles difuntos.

Al quedar suspendidas las actividades relacionadas con esta tradición, son varias las afectaciones que se presentan entre los panaderos, quienes a pesar de mantener su producción y su venta, aseguran que no será lo mismo que en años anteriores.

“Póngale que sí, que seguimos vendiendo, pero pues ahorita era como un extra, por decirlo así, para nosotros. Ya por estas fechas comenzábamos a ver cuánto se iba a vender, a levantar pedidos, a ver quién quería que le mandáramos, ya nos enfocábamos mero en el pan de muerto. Pero ahorita no, así como vamos parece que habrá poco, poca poca venta”, comentó el señor Joaquín, panadero de la zona de Santa Lucía del Camino.

Y es que si bien en las calles ya se deja ver la gente con mayor libertar y a pesar del naranja en el semáforo epidemiológico para la entidad las personas retomaron sus actividades, las autoridades determinaron suspender cualquier tipo de congregación masiva con respecto al Día de Muertos, por lo que la venta de productos relacionados a la fecha colapsó.

“Pues no es que nos afecte así de lleno, pero tampoco nos deja salir a ganar ese 'extrita' que no le cae mal a nadie pues. Nosotros aquí, por ejemplo, surtimos pedidos, tiendas, casas y aparte ponemos el puesto aquí en Camino Nacional, nada más unos días pero mire ahora, no se puede”, añadió el panadero.

Cabe señalar que esta situación se suma a la no autorización de la apertura de 240 espacios en la zona del mercado de Abasto de la capital, en donde comerciantes de los Valles Centrales e incluso otras regiones se apostarían para la tradicional vendimia alusiva a los fieles difuntos. Sin duda, la pandemia continúa causando estragos en los distintos sectores de la sociedad.