Aprender a escuchar desde la empatía: Jumko Ogata Aguilar

40 edición de la FIL Oaxaca, 2020

Una buena exploración en Google,  Facebook, Twitter, Instagram, Youtube, puede ser una ventana a un sinfín de luchas sociales que hoy generan impacto en las conversaciones más cotidianas.

“El internet ha permitido que muchas personas hayamos podido interactuar con nuestras comunidades, compartir nuestras experiencias y decir al mundo que existimos”, afirma Jumko Ogata, quien sabe perfectamente que la virtualidad ha sido fundamental para el encuentro de las comunidades históricamente marginadas.

Son comunes cuestionamientos a las violencias de género, actos racistas, daños ambientales, estándares de “cuerpo perfecto”, homofobia, transfobia y un extenso etcétera.

La agenda se extiende y diversifica sin límites por los territorios digitales, hoy inherentes a la esfera pública.

Nacida en Veracruz, afrojaponesa (Nikei de cuarta generación) y chicana, Jumko ha atestiguado una etapa de cambios en la integración de grupos sociales que por distintas políticas (escritas y no escritas) han sido relegados.

“Lo que vemos son temas discutidos hace mucho tiempo, pero en circunstancias que han permitido que cada vez sean más las personas que pueden escuchar los discursos de crítica. Me parece muy positivo que estén transpirando al ámbito mainstream”, afirma la joven escritora.

Antiguas luchas, nuevos espacios

“Es importante pensar en que las formas de opresión no están separadas; todas están conectadas en algún punto, y en la medida en que avancemos hacia la anulación de una de ellas, veremos que también avanzaremos en las demás”.

La joven escritora confía en un futuro con mejores realidades, y observa con esperanza el que las más jóvenes generaciones no estén creciendo con los contenidos de los macro medios tradicionales de difusión: “fuimos muchas las personas a las que nos fue difícil entender que no todos los mensajes de discriminación que se difundían en estos medios eran verdades”.

“Una buena exploración en Google,  Facebook, Twitter, Instagram, Youtube…”, en palabras de Jumko, puede marcar grandes diferencias para que las personas se atrevan a abrir sus perspectivas desde la empatía.

La red ofrece un sinfín de formatos auditivos, visuales y audiovisuales para conocer perspectivas más inclusivas y luchas sociales que, si bien no han logrado la reivindicación de los grupos relegados, han logrado llevar nuevos debates a las conversaciones de las generaciones más jóvenes.

“Quisiera pensar que todo esto va a tener un impacto positivo. Las infancias y juventudes ya están hablando de estos temas a edades muy tempranas en las que se aprende sin creencias tan cimentadas alrededor del racismo, clasismo, sexismo, capacitismo; sin homofobia, transfobia u otras formas de discriminación. De alguna manera, esto nos ayuda a visualizar la construcción de mejores realidades en el futuro para todas estas comunidades históricamente oprimidas”.

Difícil empatía

La discusión cotidiana es constante, y los momentos de encuentro son complicados.

“Hemos aprendido a ser racistas y simular que no lo somos”, dice Jumko Ogata en su canal de Youtube al parafrasear al profesor e historiador Ibram X. Kendi.

“Creo que el primer problema es que muchas personas no abordan estos temas desde la empatía. Buscan razones para descalificar las críticas con incredulidad, y hay una tendencia a victimizarse ‘¿Pero es que cómo va a ser posible que yo sea racista?’, se dice con frecuencia… Lo más importante es tratar de escuchar antes de preguntar, ya que muchas personas no escuchan para entender sino para contestar desde los prejuicios”, dice en entrevista.

Enfatiza que todas las personas hemos reproducido discursos de discriminación, por el sólo hecho de haber crecido con políticas de segregación: “más allá de la victimización, reconocerlo es un paso muy importante para dejar de serlo”.

Cartas para el futuro

Afrojaponesa y chicana, Jumko Ogata Aguilar ha escrito ciencia ficción, crítica de cine y otros materiales desde el análisis de los Estudios Latinoamericanos.

Recientemente ha incursionado en la divulgación informativa por redes como YouTube, Instagram y Twitter, con un marcado interés porque la reflexión antirracista rebase las fronteras académicas.

Este año se une a la 40 edición de la Feria Internacional del Libro de Oaxaca (FILO 2020), se posiciona como un espacio de encuentro a través de la virtualidad.

Con el futuro como tema central, en medio de una incertidumbre global que nos obliga a replantear nuestros vínculos humanos.

Jumko Ogata Aguilar participa en la mesa “Cartas para el futuro: jóvenes y activismo”, moderada por Gabriela Warketin, donde Joaquín Yescas Martínez y Amelia Arreguín compartirán el diálogo con Jumko, sobre las actividades que realizan para visualizar las posibilidades de un entorno más inclusivo.