Condenan crímenes de odio contra la población LGBTTTI+ en Chiapas

Daniela Grajales Daniela Grajales

Su nombre era Gerardo Ramírez Pérez, se hacía llamar Violeta. La mañana de este miércoles las redes sociales anunciaban el hallazgo de un cuerpo de sexo masculino en un predio ubicado a las afueras de la capital chiapaneca, precisamente vía Tuxtla Gutiérrez-Copoya, Violeta estaba desaparecida desde la noche del 19 de octubre.

La ficha de identificación para localizarla salió con su nombre de registro de varón, por lo que también sembró duda al no ser identificado, mismo que  fue criticado por el Observatorio, quien pidió que se aplique el protocolo de actuación para el personal de las instancias de procuración de justicia del país en casos que involucren la orientación sexual y la identidad de género.

Ante tal hecho, El Observatorio Ciudadano LGBTTTI+ emitió un comunicado, donde dio a conocer que se trata de un feminicidio cometido a una mujer trans por lo que condenó los crímenes de odio en contra la población gay, solicitando que este trans feminicidio no quede impune, toda vez que la impunidad es el elemento para perpetuar la violencia contra las personas de la comunidad y mientras persista, la sociedad continuará aceptando y tolerando los actos de violencia contra las personas diversas.

De acuerdo con El Observatorio han documentado cinco feminicidios cometidos a mujeres trans, denominados también trans feminicidios, tres en Tapachula, uno en San Cristóbal de Las Casas y este actual en  la capital chiapaneca.

Los casos que tiene contemplado el observatorio es que la edad promedio de las víctimas va de los 20 a 35 años de edad, este tipo de violencia ocupa el segundo lugar, principalmente está en el entorno familiar, ya que no son aceptados y las víctimas temen a denunciar.

Ya muchas veces se ha hablado de la falta de apoyos y el aumento de las agresiones en contra de la comunidad LGBTTTI+, especialmente para las personas trans, siguen siendo una realidad en Chiapas y en México a pesar de que la actual administración prometió ponerle especial atención; organizaciones civiles temen que la problemática se incremente.

Las agresiones contra las mujeres trans siempre han estado en la invisibilidad, prueba de ello es que los crímenes en su contra han aumentado de manera progresiva en los últimos años.

De acuerdo con las estadísticas de organizaciones en pro de los derechos de este sector, las diversas manifestaciones de violencia en contra de la comunidad LGBTTTI+durante el sexenio pasado registraron un aumento alarmante, pues de 2015 al 2019, al menos 441 personas fueron víctimas de homicidios.

Mientras que durante el primer año de gobierno actual al menos 117 personas LGBTTTI+ fueron asesinadas en México por motivos relacionados a la orientación sexual, la identidad o expresión de género de las víctimas, lo que de acuerdo con la organización, representa el número más elevado de los últimos cinco años.